Jugada maestra, decisiva sobre el tapiz.

Voy a ser breve. Todo lo breve que pueda y me permita exponer que he visto en este largo proceso electoral de la FERugby.

Valor de Rugby, liderada por Hansen, apareció aproximadamente un año antes de las elecciones. Todos sabemos que esto es lo normal cuando vas a presentar candidatura. Si lo haces más justo de tiempo, no puedes desarrollar el proyecto.

Por otra parte, Feijoo, en su papel de presidente, ha ido a lo suyo, y sólo a pocas semanas del período electoral, se ha puesto oficialmente en campaña, con Rugby Responsable.

Valores vs Responsabilidad. No, no se trataba de esto en las elecciones. Todo lo contrario, ni se discutía la existencia de los valores ni el ejercicio responsable del liderazgo, lo que se ponía en tela de juicio era el modelo de profesionalizar al rugby español.

Feijoo tenía un As. Haber tapado el gran agujero económico hallado en la FER, y haberlo hecho bien, dentro de lo posible. Con las selecciones en su mejor ranking WR y el 7s en las Series Mundiales.

Hansen también tenía su As. Un buen equipo alrededor en la gestión empresarial y el marketing, y un claro objetivo, profesionalizar la DH Masculina y una idea más o menos bien transmitida desde cómo quería hacerlo.

Así que en la baraja quedaban dos Ases, y el resto de cartas repartidas al azar.

En este caso, podemos decir que Feijoo tenía un par de tres, y era que en los años de gestión habían aparecido los casos de los inelegibles para el mundial 2019, la gestión de los derechos televisivos y Heineken, y algunos desencuentros.

Hansen, también tenía en su mano, malas cartas, supongamos que también una pareja de tres. En este caso, su claro posicionamiento en pro de la profesionalización de la máxima categoría del rugby, obviando las necesidades del resto de clubes. Y, desde mi punto de vista, un proyecto a medio o largo plazo, con exceso de tecnicismos, alejados aún de la realidad del rugby en el que vivimos.

A su vez, la crupier, que no es otra que la Asamblea, formada por 72 representantes, que debía ir poniendo las cartas encima del verde tapiz. Un sistema electoral aceptado por todos, en el que, primero los estamentos del rugby escogen a estos representantes, para que a su vez, estos elijan al presidente.

Un resultado muy parejo, salieron los dos Ases y se fueron a la mano de Feijoo. Full, y victoria. Hansen, al que le llegó una pareja de reyes, perdió, pero con una doble pareja. No tuvo una mala mano.

Cual ha sido el problema de Hansen? Supongo que ellos lo analizarán y sacarán sus propias conclusiones, pero para mí, han sido: 1- el lenguaje, a veces muy lleno de contenido vacío (y así lo he posteado de forma esporádica en las redes sociales de la candidatura), 2- alejarse de los clubes que no son de DH, 3- olvidarse que a mi, no me tenían que convencer, ni a la opinión pública en prensa, hicieron una gran campaña de marketing pero erraron en el destinatario que no era otro que los estamentos del rugby.

Y que problemas va a tener ahora Feijoo? El primero y más importante, recomponer el cisma generado por un férreo proceso electoral, y cuando antes lo haga, antes empezará a caminar.
El segundo, hay que dar un paso más para lograr la excelencia en el rugby español. Ahora sin deuda, hay que generar recursos y apostar por la promoción de nuestro deporte.
Y el tercero? Hay que pactar con la ANCDH para que no se repita el caso Heineken, las relaciones se tensaron, y si bien la DHB y el rugby femenino han estado de su lado, no puede dejarles a un lado.

Y al aficionado que le toca ahora? Pues volver a los campos cuanto antes, ayudar a su club a salir adelante de esta crisis que azota a todos los sectores, aplaudir los aciertos de la FER y señalar los errores cuando se cometan.

No hay vencedores ni vencidos. Ni Hansen ni Feijoo pueden permitirse la aparición de un quinto As en la baraja, esto sería trampa. Ahora toca seguir con el juego leal.

Y acogiéndome a los eslóganes de campaña, hagamos del rugby español, un rugby de valores y responsable.

Pin It on Pinterest