En las últimas dos semanas hemos tenido conocimiento a través de diferentes medios de comunicación, la triste noticia del fallecimiento de 2 jóvenes jugadores de rugby francés, a los que desde RugbySpain damos todo nuestro apoyo a sus familias, amigos y Clubs.

Siempre impacta la muerte de un deportista, pero aún más si es joven y aparentemente sano. Con éstas noticias siempre surge la duda de si se podía haber prevenido, pues bien, esta es nuestra reflexión.

Para ponernos en contexto, los hechos sucedieron durante un partido de rugby, ambos era jugadores jóvenes y los dos, sufrieron un duro placaje. Pero sus muertes pueden tener diferente desencadenante, os explicamos por qué.

Nicolas Chauvinjugador de 19 años del Stade Francais. A los pocos minutos de empezar el partido un jugador del Espoirs de Bourdeaux-Bègles placó duramente a Chauvin, esto le provocó una fractura de la segunda vértebra cervical.

Éste tipo de lesiones son las que se producen durante un trauma raquimedular, incluye a todas aquellas lesiones de origen traumático que pueden afectar, conjunta o aisladamente, las diferentes estructuras (óseas, ligamentosas, cartilaginosas, musculares, vasculares, meníngeas, radiculares y, por supuesto, medulares) de la columna vertebral en cualquiera de sus niveles.

Las lesiones medulares pueden causar diferentes síntomas, pero en éste caso, una fractura de la segunda vértebra cervical o Axis puede provocar la parálisis total de todos los músculos que se sitúan por debajo, por lo general no es una lesión fulminante, ya que sólo el 2,56% de las personas que sufren esta lesión fallecen al instante.

Pues bien, ese 2,56% representa el tipo de lesión denominada fractura de hangman provocando un cizallamiento medular y de las arterias vertebrales que generan en el fallecimiento inminente del lesionado.

Louis Fajfrowski, jugador de rugby del Stade Aurillacois (segunda división) de 21 años, falleció minutos después tras recibir un placaje.

La descripción del suceso nos orienta a pensar en la Commotio Cordis como orígen del suceso.

Algunas situaciones que han desencadenado una muerte súbita cardiaca por commotio cordis recogidas en el U.S. National Commotio Cordis Registry nos habla de los placajes de rugby.

Los eventos de muerte súbita cardiaca (MSC) en corazones estructuralmente normales
causados por impactos de escasa entidad en la región precordial se denominan commotio cordis. Las víctimas suelen ser muy jóvenes, habitualmente se produce en el contexto de prácticas deportivas, aunque también se ha descrito su aparición durante actividades cotidianas.

La patogenia parece estar relacionada con un fenómeno de “R sobre T” en un instante particularmente vulnerable de la repolarización cardiaca, que desencadena una parada cardiorrespiratoria (PCR) por fibrilación ventricular. Recientemente, la aparición de registros específicos de casos ha permitido indagar sobre las características epidemiológicas y ensayar medios físicos de prevención de la commotio cordis.

Sin embargo, aunque se produzca una instauración precoz del soporte vital básico
y la activación de la cadena de supervivencia, las tasas de recuperación de PCR causadas por commotio cordis son bastante inferiores a lo esperable por la edad y el estado
de salud de las víctimas; y con un desenlace, generalmente fatal.

Aunque en éste caso el jugador pudo salir caminando y dirigirse a los vestuarios, la fisiopatología de la Commotio cordias nos demuestra que aunque el colapso cardiovascular virtualmente instantáneo, hasta un 20% de las víctimas se mantienen físicamente activos y con nivel de consciencia preservado tras el impacto (pudiendo caminar, devolver la bola que les ha impactado, incluso hablar), lo cual se atribuye a la tolerabilidad individual (se trata generalmente de adolescentes sanos) a una taquicardia ventricular sostenida, antes de su degeneración en FV.


RECOMENDACIONES


La prevención de fracturas traumáticas es imposible, pero se puede intervenir sobre las lesiones secundarias a ésta con la presencia de equipos sanitarios altamente preparados que sepan manejar éste tipo de lesiones.

La commotio cordis es un acontecimiento poco usual pero al mismo tiempo una importante causa de morbilidad y mortalidad en deportes juveniles, es potencialmente prevenible en muchos aspectos.

  1. Se deben tomar medidas para asegurar que la recuperación de las víctimas de commotio cordis tenga éxito, incluyendo entre ellas medidas como la debida preparación de los entrenadores, staff, etc; para garantizar un reconocimiento rápido, notificación a los servicios médicos de urgencia e instauración inmediata de maniobras de resucitación y desfibrilación (I; B).
  2. En los supervivientes de una CC se debería realizar una revisión cardiovascular exhaustiva para descartar patología cardiaca subyacente y susceptibilidad a arritmias (I; B).
  3. Pueden ser de utilidad normas que reglamenten técnicas de entrenamiento y competición para disminuir las contusiones en el precordio en jugadores jóvenes y así, reducir la probabilidad de CC (IIa; C).
  4. En caso de no detección de patología cardíaca subyacente, los supervivientes de CC pueden retomar con seguridad los entrenamientos y competición (IIa; C).
  5. La realización de reconocimientos puede ayudar en muchos casos a detectar jugadores potencialmente susceptibles, lo que no quiere decir que sin poseer una patología descrita no pueda sufrir una commotio cordis.

Bibliografía

  1. Maron BJ, Doerer JJ, Haas TS, Tierney DM, Mueller FO. Sudden deaths in young competitive athletes: analysis of 1866 deaths in the United States, 1980-2006. Circulation. 2009;119:1085-92.
  2. Pinto, DS, Josephson ME. Sudden cardiac arrest in the absence of apparent structural disease. Uptodate [revista electronica] 2010. (Consultado 27 diciembre 2018). Disponible en: http://www.uptodate.com/online/content/topic.do?topicKey=carrhyth/47754&view=print

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES


ANUNCIO