--PUBLICIDAD--

RugbySpain.com sigue conociendo a jóvenes talentos del rugby español con la sección PLANETA DESARROLLO. Hoy les presentamos a Lucas Santamaría jugador formado en CR Liceo Francés y que actualmente juega en Biarritz Olympique en Francia.

Con él hablamos de su carrera deportiva en el rugby y sus nuevos retos con la andadura en Francia. Todo ello recordando la medalla de bronce que consiguió en el Campeonato de Europa Sub18 en Poznan (Polonia).

Lucas Santamaría, en un encuentro con Biarritz Olympique. Foto: Lucas Santamaría.

-¿Por qué elegiste el rugby como deporte y a qué edad comenzó?

-Elegí el rugby porque empecé con otros deportes como el fútbol, el baloncesto o las artes marciales. En ese momento vi que mi lugar no estaba en esos deportes. Mi primo me preguntó que si podía hacer un deporte más de contacto y probé el rugby. Con 13 años comencé en este deporte.

-¿Qué dijeron tus padres al dedicarte a este deporte?

-Como toda madre ella estaba preocupada porque era un deporte de contacto por las entradas y las lesiones. Mi padre siempre me apoyó en cualquier deporte que me ha apoyado. Pero ambos me apoyan día a día para seguir en el rugby y que de el máximo en el campo. Nunca me han puesto ni una pega en seguir en este deporte.

-Comenzaste en la cantera de Tasman Rugby Boadilla y luego pasó a CR Liceo Francés, ¿tenías claro elegir el club liceísta para practicar rugby?

-Primero estuve con el Sub14 de Tasman Rugby Boadilla donde estuve dos años. A partir del segundo año Sub16 mi padre vio que podía dar más y la escasez de entrenamientos pasé a otro club. Una de las optativas para fichar fue el CR Liceo Francés. Fui a probar un viernes y vi que el nivel era muy alto. En Liceo Francés he jugado dos temporadas: la primera temporada de Sub16 de segundo año y Sub18 de primer año.

Lucas Santamaría, con CR Liceo Francés ganando el campeonato de España Sub18. Foto: Lucas Santamaría.

-¿Qué te llevas de todos esos momentos en CR Liceo Francés?

-Me llevo de todo no sólo experiencia para seguir evolucionando y crecer en este deporte. Me llevo también entrenadores y amigos con la que compartí esos momentos y recordar en un futuro. Estoy encantado de estar en estos dos últimos años con Liceo Francés sobre todo el año de Sub18. Este último año jamás lo voy a olvidar porque fue una temporada de mucho sacrificio con mucho esfuerzo. Hemos trabajado mucho después de la derrota en el primer encuentro y luego llegamos al Campeonato de España donde conseguimos la victoria. Para mí fue una sensación plena y enriquecedora en mi carrera deportiva.

-Gracias a su gran nivel con Liceo Francés, fue convocado a la selección española sub18 para disputar el Europeo de Poznan (Polonia). ¿Cómo recibió la noticia de que iba a jugar con el combinado español?

-La verdad es que fue un momento gracioso y a la vez nervioso porque no sabía que era verdad. Me invitaron para poder ser seleccionado y me comentó que Miki (seleccionador Sub18) me iba a escribir para comunicarme que si quería ir a entrenar o no. Al principio me lo tomé a broma pero cuando recibí el mensaje tres días antes de la concentración estaba muy nervioso. No me lo creía cuando me llegó el mensaje y fue una noticia que me cambió básicamente todo. Me imaginaba en ese momento ir creciendo poco a poco en Liceo Francés y veo que me llega esa noticia fue algo muy emocionante.

-Lograsteis la medalla de bronce tras vencer por 17-0 a Portugal en el 3º y 4º puesto. ¿Cómo fue el torneo y si cree que podíais haber conseguido el oro?

-El torneo tenía algunos equipos peores y otros mejores. La verdad es que había un buen nivel. El primer partido ante Bélgica mostramos nuestro nivel y no íbamos a subestimarlos.  Tuvimos el encuentro contra Francia, donde sabíamos que iba a ser muy duro pero que había que intentarlo todo en el campo. Ese encuentro lo perdimos. Tuvimos varios días antes de la final para preparar el tercer y cuarto puesto. Decidimos darlo todo ante Portugal y vencimos sin que ellos nos anotasen ensayo. Intentar ganar a Francia es un paso que hay que dar porque el año pasado era difícil. Su equipo era muy bueno y nuestro nivel a lo mejor era algo inferior en lo físico al suyo. Este año en el Sub18 tenemos más posibilidades de conseguir el oro continental.

Lucas Santamaría, en la selección española Sub18. Foto: Lucas Santamaría.

-Cambias de país y fichas por Biarritz Olympique sub18 con el equipo Crabos. ¿Cómo llevas la adaptación a Francia?

-Al llegar a Francia estaba nerviosísimo. En los primeros días me costaba adaptarme ya que era un nuevo idioma, nuevas costumbres, nueva cultura. La ideología era muy diferente a la que tenía en casa. Poco a poco he ido cogiendo el idioma y las costumbres. La gente en Biarritz es muy buena conmigo y me intenta ayudar para las cosas que no entiendo. También me ayuda en el equipo y el nivel es bastante alto. La exigencia es mucho más mayor que en otros clubes de España. Es un rugby donde el objetivo es ganar y llegar a la final del campeonato. La gente del club siempre está ahí para lo que necesiten y estoy tranquilo. Estoy cómodo en este equipo y con ganas de seguir en Biarritz Olympique.

-¿Es diferente el rugby francés en categorías inferiores que en España?

-Sí porque el nivel y la forma de jugar es más distinta que en España. Aquí usan más un juego de delanteros que de tres cuartos. El nivel físico que piden es muy alto con respecto en España. He tenido que trabajar mucho para llegar al físico que me pedían y lo pude alcanzar. En la jugabilidad es la misma de siempre pero usan mucho la melé y la touche. También dan importancia a estos dos factores que en España. Se entrenan todos los días donde tenemos que entrenar. La touche tiene relevancia en el juego para poder ganar metros aquí.

-¿Es un objetivo personal ir creciendo dentro de las categorías inferiores al primer equipo de Biarritz Olympique?

-Hay un poco de diferencias cuando subes de categoría en categoría. Este año es mi último de Sub18 donde estoy en la categoría Crabos. El año que viene asciendo a Spoir donde habrá gente que te saqué tres o cuatro años más que yo. El nivel es muy duro porque hay gente que va por delante y que tiene más experiencia que tú. El año que viene será una temporada de mucho trabajo y sacrificio para aguantar en ese equipo si mi cuerpo da de sí para llegar a debutar en PROD2.

Lucas Santamaría, en un encuentro con Biarritz Olympique. Foto: Lucas Santamaría.

-¿Qué destaca de Biarritz Olympique como equipo?

-A nivel humano hay mucha diferencia tanto en el aspecto físico como en el comportamiento de los jugadores. Son mucho más agresivos en el juego. Puedes ser buen jugador, pero te piden mucha agresividad y exigencia. Hay jugadores que son mucho más activos a la hora de jugar pero hay otros que son muy agresivos, dinámicos y rápidos. Hay una gran diferencia entre los delanteros y los tres cuartos. El físico no varía tanto como en otras categorías inferiores. Se prepara más el peso, el tamaño y la altura. El nivel se diferencia mucho al que había en España.

-¿Es un paso más en su carrera deportiva para seguir creciendo como jugador de rugby el salir a jugar en Francia?

-Sí. Cambiar tu zona de confort de un club en España y salir a jugar a otro país evolucionas en todos los sentidos. Jugar en otro país te hace evolucionar físicamente ya que cambia tu manera de jugar a como lo hacías antes. A nivel personal aprendes más cosas. No sólo aprendes el rugby sino también la cultura y nuevas formas de ver las cosas. Eso hace crecer a una persona.

-¿Qué objetivos tienes a corto y largo plazo en el rugby este año?

-Mi objetivo a corto plazo es estar de nuevo en las concentraciones de la selección española Sub18. Quiero luchar por debutar en el Campeonato de Europa de este año. En Biarritz quiero intentar ganar los dos partidos (La Rochelle y Bordeaux) que son dos equipos muy duros. A largo plazo sería ganar el oro continental en el Europeo y como mínimo estar en el podio. Con Biarritz a largo plazo queremos ganar el derbi en Bayonne que es un partido muy importante para el club. Es un encuentro que tiene un gran valor para todos los aficionados y para la entidad. También mi deseo es luchar por clasificarnos para la final del Campeonato de Francia.

-¿Qué sería de Lucas Santamaría sin el rugby?

-La verdad es que sin el rugby no sería bueno con los estudios. Me apunté a rugby también para desahogarme y desestresarme también en el campo un poco de la rutina. Tenía algunos problemas familiares y en el colegio y si sólo estas en estos dos sitios no descargas todo este estrés. El rugby me ayudó un montón para desahogarme. En los estudios con esas cuatro horas de rugby en los entrenos me ayudaba a organizarme en los estudios para preparar los exámenes. Si no hubiera sido con el rugby no sé que sería ya que me ha dado todo como persona y jugador. Mi forma de ser y los valores que el rugby enseña como el sacrificio, el esfuerzo o trabajar por el compañero de al lado. Es un deporte que jamás cambiaría por nada en el mundo. No cambiaría nada.

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES