Llegó al fin, el final de la ventana de noviembre, y con este, un sinfín de agoreras opiniones sobre el resultado del mundial de Japón. Recordemos que este no se juega ni en una semana ni un mes, sino que a la cita le quedan 10 meses por llegar.
Desde quienes opinan que este año será el de los boys in green, y ya viene con este del mundial de Londres de 2015, en el que no pasaron de cuartos, a hablar de una crisis de juego y resultados de los All Blacks, y que decir de los que señalan que este podría ser el mundial de los europeos debido al mal momento de los del Sur. Como si hacer una obra de fe sobre el juego de los ingleses de Jones, no fuese elevarles a un nivel mitológico más propio de otros tiempos, de otro rugby, y de “San Wilkinson”: el zurdo que asombró al mundo con un drop victorioso con la derecha.
El frenético final a un partido increíble
Foto de archivo: @RugbyWorldCup
Contextualizemos: final prolongado de los jugadores del hemisferio sur, con poco o nada más que ofrecer que el “postureo” allí donde les manden y aprovechar así, cumplir con compromisos comerciales.
Unos europeos que empiezan a estar en un buen pico de forma. Sus ligas están entre la 8a y 10a jornada, lo que les otorga un buen estado de forma.
Y un test match, es un test match, no una copa del mundo, ni otorga ni quita el reinado de nada, solo altera el ranking de la WR, que a la postre, no se utiliza para nada.
Si con estos ingredientes debemos de hacer el mejor cocido, digamos que cuanto menos, es tarea de algún chef de prestigio, que además, goce de buena fortuna. De lo contrario, será un guiso clásico de lentejas, sin estar bien separadas, y en el que por el camino, alguna piedra encontraremos. Y que dolor de muelas al morderla!
Así las cosas tenemos a destacar, de nuevo, la victoria de Irlanda ante Nueva Zelanda. Los del XV del trébol han demostrado que, cuando tienen sus XV piezas titulares, pueden vencer a quién quieran, no así cuando tienen una larga lista de bajas, muy propia de un mundial y su duración de cerca de mes y medio consecutivo. La buena defensa y el acierto de Sexton son imbatibles, también el modo en que ejercen la presión en ataque, sobretodo para un equipo en el que el cuestionado no es sino el zaguero.
Foto de twitter: @IrishRugby
Un Damien al que achacan falta de tamaño, lo cual es cierto y contra lo que nada puede hacer. Un temperamento alocado, que vuelve locos a sus compañeros, incursiones en la línea que, de acabar placado, desordenan a su propio ataque. Y quizá una falta de soportar esta presión que uno tiene cuando salta al terreno de juego a defender la religión de todo un país. Hablar de otros partidos de ambos conjuntos es hablar de dominio, tampoco es que los rivales fueran nada del otro mundo.
Foto de Twitter: @AllBlacks
Y que hicieron el resto de conjuntos del hemisferio norte y sur que cada año se disputan el poder ostentar, como en Juego de tronos, La Corona de sus respectivos hemisferios, pero jamas la del reino? Matarse entre sí, rugbísticamente hablando. Los del norte han obtenido mejores resultados que los del sur, esto es cierto. Como cierto es que ninguno ha deslumbrado a su afición ni le ha generado confianza como para ver garantías en septiembre de 2019.
Y ahora es tarde para dar la terna a los jovenes que suben. Demasiada presión para ellos, cuando los proyectos mundialistas se gestan a tres años, y saltar ahora les haría más mal que bien.
Francia, Inglaterra y Escocia han estado en su línea, en su juego, sin demostrar grandes alternativas, algún debut de algún joven como Bamba por parte de Francia, en un partido poco comprometido, pero que les ha costado la derrota ante Fiji.
Foto de: @julienpoupart1
E Inglaterra con Jones algo cuestionado, y con un guapo y apuesto apetura, Farrell, que si no va bien a palos, se pierden demasiados puntos en el camino, acabó por derrotar a Australia. Una desorientada y taciturna selección Wallabie, capaz eso sí, como el ave Fénix, de resurgir en el momento adecuado, y sino, recuerden su trayectoria antes del mundial de Londres 2015. Y los Escoceses?
Pues bien, jugaron a lo suyo. Correctos, lo típico del cuarto al sexto del Seis Naciones. Algo más profundos, con destellos individuales como Hogg, Hastings, Ladilaw o Gray. Esto les sirvió para ganar a unos Pumas desorientados en melé, y flojos en las primeras líneas, algo curioso, pues en estas fases es donde más efectivos han sido siempre. No así a Sudáfrica.
Los Springboks que, si bien ganaron a los caledonios y justillamente a los del gallo, cayeron claramente ante los galeses. Unos galeses que estarán contentos, y es que los del Dragón lograron cuatro victorias de cuatro, en un partido muy forjado y de cero ensayos ante Australia, un más que asequible partido ante Tonga, y dos buenos partidos frente a Escocia y Sudáfrica.
Y no podemos olvidar el Italia contra Georgia, “el partido que debía señalar quien era el mejor sexto equipo europeo” y transcurrió sin pena ni gloria, con una victoria para acallar los críticos de la falta de un ascenso/descenso entre el Seis Naciones y la Copa de Europa. Georgia aún debe madurar, pero también está claro que Italia no debe adormecerse. De lo contrario, como bella durmiente sin su principe azul, descansará in eternum en la mediocridad e involución.
E iremos acabando el resumen de este noviembre, y es que esta ventana se ha dado cabida a más selecciones como USA, Fiji, Canadá, Hong Kong, Rumanía, Japón, Georgia, Samoa, España o Namíbia.
Imagen del encuentro entre España y Namibia en el Central. Foto: Jesús García León
Una World Rugby que pretender dar más y mayor cabida a la ventana de noviembre a más selecciones con el objetivo de ampliar la base social en año previo al mundial, y darles algo de bagaje. Quizá un bagaje insuficiente y que debería ayudar a la celebración de más partido en las ventanas.
No sabemos si la solución es una liga mundial o seguir con el mismo formato. Lo que está claro es que es bueno que todas las selecciones de Tier2 jueguen algo más de cuatro/cinco partidos al años. Y esperemos que se le de solución a tal problema.

 



VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES