Han pasado ya diez años del bronce de los ‘pumas’ en el Mundial de Francia, cuando el equipo al que dirigías se imponía a históricos como Francia (en París), Irlanda o Escocia ¿Crees que ese hito marcó un antes y un después en el rugby argentino?

En primer lugar, me gustaría aclarar que en ese equipo Marcelo Loffreda era el entrenador y mi rol era la de ser su asistente. Si bien éramos un equipo de trabajo sólido, comprometido y con las pautas claras en cuanto a lo que cada uno debíamos realizar tanto dentro como fuera del campo, Marcelo era quien tomaba las decisiones luego de consensuarlas con el staff. Me siento parte de ese equipo de trabajo y orgulloso de haber pertenecido al mismo. Luego y yendo específicamente a tu pregunta, creo que es quizás el hito mas importante hasta el momento del rugby argentino en cuanto a resultados y a establecer una forma de trabajo. Hay momentos históricos en nuestra historia como el nacimiento de Los Pumas en 1965, victorias importantes, jugadores brillantes a la altura de los mejores del mundo. Pero la RWC-2007 nos termino de poner definitivamente en los primeros planos del rugby mundial. Ser terceros luego de vencer a Francia dos veces en su casa, a Irlanda y a Escocia, sin olvidar lo duro que fue el partido de Georgia y lo complicado que resultó Namibia por todo lo que nos jugábamos en ese partido, es sin duda alguna el hito deportivo más trascendente de nuestro seleccionado y ayudó mucho a que nuestro país pudiera tener una competencia más sistemática que la que teníamos hasta ese momento. Y con ella, la posibilidad de desarrollar jugadores dentro de nuestro país.

¿Cómo ves el estado actual del rugby argentino -con sus recientes victoria ante springboks; y los jaguares, por primera vez en playoff del Super XV-?

El rugby nuestro está viviendo situaciones de permanentes cambios en sus estructuras. El rugby argentino tiene en Los Pumas y en Los Jaguares a increíbles embajadores que están dejando bien alto el nombre de nuestro deporte. Pero a mi entender lo más valioso que tiene es la fortaleza de sus clubes. En Argentina el club es la célula madre del rugby  y ellos gozan de buena salud. Nos hemos ido adaptando a la situación de pasar de un rugby estrictamente amateur a tener un seleccionado profesional con jugadores contratados por la UAR que en algunos casos no pueden jugar más en sus clubes. Y esto no ha cambiado en nada el espíritu de los clubes ni de los jugadores. Confieso que soy amante del rugby de clubes y del amateurismo de los mismos. Lo defenderé siempre, pero no soy necio. Para desarrollarnos como nación rugbística tenemos que tener una elite profesional y ser los clubes con un trabajo coordinado con las Uniones los que debemos asistir a esa elite de jugadores con un trabajo profesional pero sin perder su espíritu amateur. Que en la camiseta de Los Pumas se haya escrito “los clubes son nuestra bandera” es un muy buen indicio que este nuevo staff quiere imponer ese espíritu y los aplaudo.

 

¿Crees que el modelo de organización argentino de la UAR y la URBA es exportable a España?

Hoy en día con el avance tecnológico está muy de moda el famoso “copio y pego” en cualquier proyecto que se haga; busco modelos que fueran exitosos y los llevo al nuestro; y creo que es un gran error. Los argentinos tenemos nuestra idiosincrasia, nuestra forma de ser, nuestra cultura. El pueblo español tiene cosas parecidas pero no iguales y, por lo tanto, creer que un modelo se puede exportar sin tener en cuenta donde se vive y su historia, es llamar las puertas del fracaso.  Para todos sería fácil ir a Nueva Zelanda, estar allí dos meses, empaparse del funcionamiento de sus academias y volver a nuestros países, copiarlo, ponerlo en funcionamiento y en unos años jugar la final de la RWC. Y sabemos que no es así. ¿Los motivos? los mismos que dije anteriormente: idiosincrasia, forma de ser, cultura,… Creo que el desafío del rugby español es buscar el mejor camino para llegar a la formación de jugadores que representen a su país habiéndose formado en su casa. Por lo tanto, y respondiendo a tu pregunta, creo que ningún modelo es exportable sino se adapta a tu propia realidad.

Argentina y España son dos países ‘futboleros’ ¿Cómo puede nuestro deporte competir para quitar espacio a Messi y sus colegas?

Imposible competir contra el fútbol. Si creemos que podemos darle batalla, estamos perdidos y perdemos el tiempo. El rugby es el rugby con sus componentes, historia, los tan pisoteados “valores”, etc. El fútbol tiene una inserción social que ningún deporte en nuestras sociedades tiene. Para mi lo importante es no intentar competir contra el fútbol y si retener a los que se acercan al rugby, educarlos en cuestiones importantes del deporte, acercar a los padres de esos chicos y mostrarles que cosas son hermosas del rugby.

¿Qué te hizo venir a España?

Bueno, se conjugaron varios factores. En primer lugar cuando el VRAC me lo propuso yo tenía un importante cargo en la Unión de Rugby de Buenos Aires donde llevaba 19 años a cargo de los procesos de capacitación de entrenadores y de formación de jugadores. Hicimos junto con un equipo de gente un trabajo maravilloso en donde pudimos “democratizar” el conocimiento que teníamos o que íbamos recogiendo a partir de estudiar el juego del rugby y su didáctica, con los entrenadores de todos los clubes de la URBA (hoy, 92 clubes y más de 40.000 jugadores). Era parte importante de mi vida profesional y amaba lo que hacía. Por lo tanto la propuesta del club me tomó de sorpresa y en un principio dije que no. Luego pensé que a mi edad (60 años) no era una mala idea colaborar con una institución en donde tenía amigos y poder volcar algo de lo que sé en el VRAC. Nos pusimos de acuerdo en las cosas básicas y acá estoy, feliz de estar en este club que me recibió con los brazos abiertos y con el cual estamos andando un camino de aprendizaje mutuo. Yo adaptándome al rugby español y ellos tratando de aprender a hablar en argentino, jajaja.

También se sumó que la nueva dirección de la URBA decidió prescindir de mis servicios y recibí por parte de ellos un trato espantoso no digno de esos valores que esos mismos dirigentes pregonan y a la vista está que no practican  y que ayudó mucho a tomar la decisión de venir. No es fácil empezar de nuevo, a mi edad y con mi familia en Argentina, pero bueno, fue un gran placaje que recibí, me levanté y sigo para adelante con la ayuda de mi nuevo grupo de trabajo. Estoy enormemente agradecido al VRAC por ello y a mi familia que respaldó esta decisión.

¿Cómo se vive el rugby en Valladolid?

Es hermoso. La verdad que el clima con que se vive el rugby acá es parecido con lo que se vive en algunos lugares en mi país. Valladolid es a España lo que Tucumán a la Argentina en cuanto a pasión por el rugby. La mayoría de la gente sabe que es el deporte, no hay que explicarlo. Los dos clubes son grandes embajadores de la ciudad y de la provincia. Y la relación entre ambos es la lógica. “Enemigos” (poniéndolo en el contexto deportivo) dentro de la cancha y no digo amigos fuera de ella pero si con una excelente relación. Creo que ambas instituciones sabemos que nos necesitamos para seguir creciendo. Lo que hace bueno El Salvador nos incita a nosotros a hacerlo mejor y viceversa. Y eso nos ayuda a crecer. Amo este tipo de relación binaria. Además Valladolid es una ciudad hermosa, su gente, sus lugares y aún su frío la hace entrañable. Y el rugby de acá, es increíble.

Desde tu experiencia, ¿cuáles son las principales diferencias que encuentras entre los clubes españoles y los de Buenos Aires y La Plata, donde desarrollaste tu carrera?

La enorme diferencia es la vida de club. Nosotros en La Plata Rugby Club que es donde provengo, vivimos el club los 365 días del año. Entrenamos, jugamos, cenamos, festejamos nuestras bodas, disfrutamos de la temporada de verano, vamos al gimnasio. Hacemos todo en el club. Los jueves en el bar del mismo vas a encontrar  a mas de 100 personas cenando y conversando del club, del rugby. Y de cualquier edad.Se vive mucho más en el club que en los bares. Acá eso no existe. Terminas de entrenar y te juntas en algún lugar con algunos, pero fuera de las instalaciones. Termina un partido y el tercer tiempo es en una sede que no es tuya. Todo eso hace que nosotros tengamos un sentimiento de pertinencia mucho más arraigado por el club que acá. Y no digo que acá no exista pues uno ve lo que trabajan los directivos de los clubes que lo hacen igual o mas que allá. O los entrenadores que dan su tiempo para ayudar a los peques a formarse como jugadores al igual que allá. La diferencia grande está en tener campos propios a no tenerlos. Utilizar el club cuando se quiere y no cuando te dejan. Eso es para mi la enorme diferencia y lo que mas extraño de mi club, La Plata. Luego, el tema tercer tiempo. En Argentina el tercer tiempo es un evento fundamental del fin de semana. Luego del partido, disfrutar con tu adversario de una cena y una fiesta es casi habitual. Duran mucho más que el partido y son momentos importantes dentro de la vida de una institución

Tras sus recientes éxitos, el VRAC se enfrenta a la difícil tarea de mantenerse en la élite siendo el rival al que todos quieren batir ¿cómo es el trabajo día a día para no dormirse en los laureles y seguir estando en lo más alto?

Eso es algo que no nos preocupa. No por soberbios ni por “estar agrandados” como se dice en mi país sino por tener claro que es algo casi imposible que podamos hacer. Es complicado mantener el mismo nivel que el año pasado y pensar que vamos a ganar los 4 torneos que competiremos. Lo que seguro vamos a hacer es darle guerra a ese desafío. Y entendemos que todo el mundo nos quiere ganar y que nos hemos ganado también la antipatía de los otros equipos por esta supremacía circunstancial. Pero nosotros también le queremos ganar a todos y ese objetivo nos lleva a pensar el día a día sin mirar para atrás. Lo hecho, hecho está y es pasado. Ahora empezamos todos de cero y el que nos quiera ganar, tendrá que jugar mejor que nosotros. Y lo mejor que tenemos en el club como seguro de que se hará eso, es a los dos entrenadores del DH, Diego Merino  y Manuel Sevillano  y el resto del staff, que son los que, en la vida diaria garantizan un trabajo serio, responsable, planificado y que no se cansan de transmitir a los jugadores que el ganar no da derechos sino obligaciones. Y tenemos la obligación de ser un buen equipo. Ganar será la consecuencia de eso.

A tu juicio ¿qué es lo mejor y peor del rugby español?

No soy quien para juzgar lo malo del rugby español si es que tiene algo malo. Solo le pediría a la diriección de la FER un poco más de respeto por los clubes a la hora de tomar decisiones en cuanto a convocatorias de jugadores a los seleccionados, tanto de 15, 7 y femenino. Que no olviden que son los clubes que llevan adelante la tarea de formarlos y que se invierte mucho tiempo y dinero en ellos como para que a la hora de hacer una convocatoria no se tenga en cuenta este tema. En cuanto a lo bueno, obvio que los jugadores. Sin ellos, todos los que estamos ya fuera de la cancha, seamos entrenadores, preparadores físicos, fisioterapeutas, dirigentes, periodistas, etc… no estaríamos haciendo lo que hacemos. Los jugadores y la pelota ovalada son lo mejor del rugby español.

¿Qué consejos darías a un pequeño rugbier que sueñe con jugar el Mundial?

Solo que nadie te regala nada. Que para ser jugador mundialista tenes que entrenar, entrenar y después de entrenar, seguir haciéndolo. 

CUESTIONARIO OVAL

UN ESTADIO

La Plata Rugby Club

UN ENTRENADOR

Todos los que tuve en La Plata y que me ayudaron a crecer como jugador y como persona.

UN PARTIDO

La Plata Rugby Club vs Olivos en 1995. Nos consagramos campeones de liga por primera vez con mi club.

EL RIVAL MÁS DURO

El próximo

UN COMPAÑERO CON EL QUE COMPARTIRÍAS TERCER TIEMPO

En el tercer tiempo, mi compañero es el equipo. Hoy el VRAC y siempre, La Plata Rugby Club

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES