Es por demás sabida la importancia que los clubes de rugby tienen como fenómenos socializadores en niños, jóvenes y adultos (así también como de cualquier otro deporte y, por sobre todos, los de equipo). Podemos decir que, junto con las escuelas, las iglesias y los emprendimientos comerciales, son los fenómenos socializadores por excelencia, ya que, entre otros beneficios, fomentan la autoconfianza, el cambio de actitudes, la adopción de objetivos y el aumento de la autoestima.

Entrega Libro “Rugby Mental” del Lic. Fernando Saccone por Alejandro Baeza (RugbySpain.com) a Tomás Francés , entrenador de La Única RT.

Buena parte de la tarea del entrenador pasa por la comunicación (“se puede comunicar sin motivar, pero no se puede motivar sin comunicar”, como dice Carlos Giesenow en Psicología de los equipos deportivos). Por ello, el éxito de la comunicación va a depender de su habilidad para comunicarse con jugadores, staff, familiares, etc., más allá de sus conocimientos deportivos.

Si bien comunicarnos es algo que hacemos a diario, no solemos cuestionarnos el cómo lo hacemos, y mucho menos aun el proceso mismo; y, por lo general, lo ponemos a funcionar en “automático”. Muchas veces, cuando no obtenemos por parte de nuestros jugadores los resultados esperados, tiramos la pelota afuera (sin intención alguna de por medio) y acostumbramos emitir frases tales como: “los jugadores no hablan y no preguntan”, “nos faltan líderes”, “no tienen compromiso”, “les falta humildad” (entre otras conclusiones varias)…¿No será el momento de preguntarnos qué aspectos nuestros, desde lo comunicacional, hacen que los cambios que pretendemos a veces no se produzcan?

Entrega Libro “Rugby Mental” del Lic. Fernando Saccone por Alejandro Baeza (RugbySpain.com) a Manuel Mazo, entrenador del Ciencias Rugby Sevilla

La comunicación es un proceso de 2 vías (ida y vuelta) que involucra el envío, la recepción y la interpretación del mensaje (feedback o devolución), tal como lo representa el siguiente gráfico.

EMISOR       ⇒  MENSAJE    ⇒ RECEPTOR

RECEPTOR   ⇒  FEEDBACK  ⇒ EMISOR

Es menester comprender que “la comunicación está dada por lo que el jugador/ equipo entiende, y no por lo que el entrenador dice”; y por esa sencilla razón es que decimos que en el feedback está la clave. De allí la importancia fundamental que tiene promover la comunicación interactiva (y no la directiva).

Esto significa el predisponer a un necesario ida y vuelta en cada charla en la que tengamos oportunidad de intervenir. Recordemos que la elaboración interna es la vía óptima del aprendizaje; por lo tanto, es fundamental la capacidad de orientar actuando como moderadores, para predisponer a que sean ellos lo que se acerquen a las soluciones pertinentes (aunque uno considere saberlas a priori).

Por lo tanto, tenemos que generar el hábito de que analicen los entrenamientos físicos, técnicos y táctico-estratégicos, y el juego, tanto individual como grupalmente. Pasaré a describir algunas consideraciones de fácil aplicación que harán que podamos mejorar notablemente la comunicación y obtener así los resultados que pretendemos:

Entrega Libro “Rugby Mental” del Lic. Fernando Saccone por Alejandro Baeza (RugbySpain.com) a Juan Carlos Ogazón, Fotografo de Revista 22, Ciencias Rugby Sevilla y un gran compañero en los campos.

– Aprendamos a dar la palabra. Actuemos como moderadores, dándoles previamente la palabra. Esto los hará partícipes y protagonistas, y ayudará a que eleven la autoestima, ya que, con el correr del tiempo, perderán el temor a exponer en público, con la seguridad personal que ello implica (esto también favorece la comunicación y el intercambio grupal).

– Aprendamos a escuchar. Es condición prioritaria que aprendamos a ejercitar la escucha, ya que, “si escucho a los demás, los demás me escucharán” (cuidado: no es lo mismo escuchar que estar esperando para hablar). Escuchar implica la intención de querer comprender lo que me están comunicando, más allá de lo que yo piense y quiera exponer al respecto. Acotemos solo en el caso de ser necesario o para cerrar o resumir una idea o un concepto.

– Aprendamos a preguntar. Aprendamos a preguntarles para ayudarlos a pensar: ¿creés que hiciste bien el movimiento?, ¿por qué?, ¿cómo estaban parados tus compañeros?, ¿por qué tomaste esa decisión?, ¿había otras opciones?, ¿me podés mostrar?

– Asegurémonos de que se entendió. Cuando expongamos, asegurémonos de que se entendió. Acostumbrémonos a preguntarles, dentro de las rondas de grupo, en forma individual, a dos o tres jugadores por entrenamiento, en forma alternada (recordemos que lo importante no es lo que uno dice, sino lo que los otros escuchan).

– Rescatemos la persona. No nos acostumbremos a hablar dirigiéndonos siempre al grupo; utilicemos con frecuencia los nombres de cada uno, en forma alternada, para preguntarles y captar la atención, mirándolos a los ojos al hablar, con el mismo objetivo. Tengamos en cuenta que, en ocasiones, “el grupo equivale a que nadie se haga cargo o a que siempre se hagan cargo los mismos”. No es lo mismo expresar “me gustaría que alguien hable” que dirigirse a alguien diciéndole “me gustaría que hoy hables vos” (con nombre y apellido). Esto es útil para moderar y no dar lugar a que siempre sean  los mismos los que expongan.

– Utilicemos disparadores. Es importante que utilicemos metas y objetivos como disparadores. Las metas orientan el esfuerzo y mantienen la motivación. El establecer metas previas a cada entrenamiento o partido los despierta, concentra e integra, y es imprescindible incorporarlo como hábito en toda oportunidad posible. De esta manera, al final el entrenamiento, podremos preguntarles: ¿alcanzamos el objetivo?,¿por qué si o por qué no?, ¿qué hicimos bien y qué no?. Esto servirá para desarrollar la capacidad de análisis y autocrítica ya mencionada, y para desarrollar también jugadores flexibles que puedan tomar las mejores decisiones, utilizando diferentes recursos ante los diversos desafíos que pudieran presentárseles en los partidos a jugar (situaciones adversas, cambios de estrategia del rival, etc.).

 

Proseguiré en el próximo artículo con algunas otras herramientas comunicacionales de fácil implementación para que continuemos optimizando así el rendimiento de nuestros jugadores. No olvidemos que :

“La mayoría de la veces es más exitoso aquel  entrenador que tal vez no cuenta con demasiados conocimientos rugbísticos específicos en comparación a otros, pero que sin embargo está capacitado en el arte de transmitirlos”

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS SPONSORS