RugbySpain.Com

Soporte vital básico en jugadores adultos

Tras la actualización de la mayoría de las guías  especializadas en resucitación cardiopulmonar en 2015, se observó la necesidad de crear dos cadenas de supervivencia, una enfocada al medio hospitalario y otra al entorno prehospitalario, en el cual nos vamos a desarrollar, tanto entrenadores con formación básica como personal capacitado. World Rugby en su afán por englobar a la mayor cantidad de naciones en sus recomendaciones sobre el bienestar de los jugadores no menciona una guía en concreto, si no que deja a elección de cada país el uso de las guía que mejor se adapten a su sistema sanitario, así pues World Rugby en sus cursos de soporte vital enseña tanto las guías AHA como las guías ERC. Haz click en las imágenes para descargar los resúmenes ejecutivos.

¿En qué consiste la cadena de supervivencia? Los jugadores que sufren un paro cardiaco extrahospitalario (PCEH) dependen de la asistencia que se les preste en su comunidad o entorno social. Los testigos deben reconocer el paro cardiaco, pedir ayuda, iniciar la RCP y realizar la desfibrilación (si está disponible) hasta que el equipo de emergencias se haga cargo y traslade al paciente a un servicio de urgencias o laboratorio de cateterismo. Por último, el paciente se traslada a una unidad de cuidados intensivos donde recibe una asistencia continuada.

El reconocimiento precoz de la parada cardiorrespiratoria (PCR) es fundamental para garantizar la supervivencia del jugador. Es una situación de riesgo vital por lo que siempre conlleva un elevado nivel de estrés para la persona interviniente. Por ello los algoritmos que se deben de seguir son sencillos y rápidos de aplicar.

En primer paso antes de realizar cualquier acción debemos de comprobar que la escena de trabajo es segura. El rugby es un deporte de contacto y como todos bien sabemos existen circunstancias en las que el juego no se detiene en un primer momento, en esos instantes el equipo interviniente y el jugador afectado también corren el riesgo de sufrir algún accidente.

El segundo paso será valorar a la víctima. Para ello deberemos de seguir los algoritmos que vayamos a desarrollar, tanto de la AHA como de la ERC, la recomendación es seguir las normas ERC según marca el Consejo español de resucitación cardiopulmonar, pero en muchos servicios de emergencias extrahospitalarios de España se usan las guías AHA, por lo que a continuación os enseñamos ambos algoritmos junto con unos videos explicativos.

Algoritmo ERC 2015:

Algoritmo AHA 2015

La importancia de la RCP de calidad.

la RCP de alta calidad sigue siendo esencial para mejorar los resultados. Los que realizan RCP deberían asegurar compresiones torácicas de profundidad adecuada (aproximadamente 5 cm pero no más de 6 cm en el adulto medio) con una frecuencia de 100-120 compresiones por minuto. Permitir que el tórax se reexpanda completamente tras cada compresión y minimizar las interrupciones en las compresiones. Cuando se administren respiraciones de rescate/ventilaciones, emplear aproximadamente 1 segundo para insuflar el tórax con un volumen suficiente para asegurar que el tórax se eleve visiblemente. La relación de compresiones torácicas y ventilaciones sigue siendo 30:2. No interrumpir las compresiones torácicas durante más de 10 segundos para administrar ventilaciones.

Varios estudios observacionales recientes sugieren que un rango de profundidad de compresión de 4,5 a 5,5 cm en adultos conduce a mejores resultados que otras profundidades de compresión durante la RCP manual.  Uno de estos estudios, además, encontró que una profundidad de compresión de 46 mm se asociaba con la mayor tasa de supervivencia. Finalmente se ha optado por no variar la recomendación, simplemente matizarla. La explicación es que se da un alto valor a la coherencia con las recomendaciones anteriores, dadas las implicaciones (imaginamos que económicas) que supondría a nivel de recursos (por ejemplo, formación, reprogramación dispositivos CPR) el hacer un cambio, y la coherencia en los datos que muestran el daño de las compresiones que son demasiado poco profundas.

En relación con la frecuencia de las compresiones, se han valorado estudios que comparaban supervivencia a frecuencias de más de 140/min, 120-139/min, menos de 80/min y 80-99/min. Los resultados mostraban los siguientes resultados:

  • Disminución del 4% en la supervivencia hasta el alta hospitalaria con frecuencias de compresión de más de 140 / min.
  • Disminución del 2% en la supervivencia hasta el alta hospitalaria con frecuencias de compresión de 120 a 139 / min.
  • Disminución del 1% en la supervivencia hasta el alta hospitalaria con frecuencias de compresión de menos de 80 / min.
  • Disminución del 2% en la supervivencia hasta el alta hospitalaria con frecuencias de compresión de 80-99 / min.

Además, se encontró una relación directa entre el aumento del número de compresiones y la disminución de la profundidad de las mismas (p. ej.: para una frecuencia de compresiones >140/min, el 70% de estas tenían una profundidad menor de 3,8 cm). Por eso tanto la AHA como la ERC recomiendan un ritmo de compresiones entre 100 y 120 cpm.

Desde RugbySpain fomentamos e instamos a que cualquier persona relacionada con el mundo del deporte y en especial con el rugby, realice en algún momento un curso de primeros auxilios y de soporte vital básico, porque quien sabe, la vida de algún jugador puede estar en tus manos.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=YhN6GfQLKqw]

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=o0ZzTyt8XGU]

 

Actualizaciones 2017.

La actualización de las guías de resucitación en el 2017 responden a una nueva estrategia del ILCOR en el que se ha “implantado” un nuevo proceso de revisión continuada de la evidencia disponible (proceso Batch and Queue a traves de los diferentes Task Forces) en lugar de las conferencias de consenso pentaanuales.

No obstante, el ERC, aunque aplaude esta iniciativa del ILCOR, también es consciente de la confusión que podría causar un cambio frecuente en las recomendaciones, lo que podría perjudicar el desempeño de las habilidades técnicas y no técnicas y tener un impacto adverso en los resultados en los pacientes. Por ello, si surgen nuevos datos contundentes de beneficios o daños, actuará rápidamente para introducirlos inmediatamente en la práctica clínica, pero el ERC ha decidido mantener un ciclo de 5 años para actualizaciones rutinarias de sus directrices y materiales del curso, como apunta en su Update del 2017.

2017 American Heart Association Focused Update on Pediatric Basic Life Support and Cardiopulmonary Resuscitation Quality http://circ.ahajournals.org/…/20…/11/06/CIR.0000000000000540

2017 American Heart Association Focused Update on Adult Basic Life Support and Cardiopulmonary Resuscitation Quality http://circ.ahajournals.org/…/20…/11/06/CIR.0000000000000539

En el siguiente enlace podréis ver los aspectos destacados de las nuevas recomendaciones:

2017-Focused-Updates_Highlights_ESXM

BIBLIOGRAFÍA

  1. Guías AHA 2015 – 2017
  2. Guías ERC 2015
  3. Guías CERCP 2015
  4. Recomendaciones ILCOR 2015
  5. Mattias Ringh et al. Mobile-Phone Dispatch of Laypersons for CPR in Out-of-Hospital Cardiac Arrest. N Engl J Med 2015; 372:2316-2325
  6. Effect of protocol compliance to cardiac arrest identification by emergency medical dispatchers. Nurmi, Jouni et al. Resuscitation , Volume 70 , Issue 3 , 463 – 469
  7. Cardiac arrest predictability in seizure patients based on emergency medical dispatcher identification of previous seizure or epilepsy history. Clawson, Jeff et al. Resuscitation , Volume 75 , Issue 2 , 298 – 304
  8. Relationship Between Seizure Episode and Sudden Cardiac Arrest in Patients With Epilepsy: A Community-Based Study. Eric C. Stecker et al. Circ Arrhythm Electrophysiol. 2013;6:912916

Pin It on Pinterest