El pasado sábado septiembre el Club de Rugby Cisneros daba la bienvenida a la 75ª Temporada (2018-2019) de su historia celebrando un acto inaugural en el Colegio Mayor Universitario Ximénez de Cisneros. RugbySpain tuvo la oportunidad de charlar con el nuevo presidente azul-azul. ¿Felicidades, Colegio!

El presidente colegial, en imagen de archivo

El Club azul-azul cumple 75 años ¿Qué tenéis previsto realizar para conmemorar esta efeméride?

Este año es una efeméride muy especial para nosotros. Celebramos el aniversario del Club, pero también del Colegio Mayor y del “Central”. Esto significa, no solo que llevamos 75 años compitiendo al máximo nivel en el rugby nacional, sino que lo hemos conseguido conviviendo con éxito con la Universidad y el Colegio Mayor durante todo este periodo. El Colegio ha sido el germen de todo esto y es el punto de encuentro permanente de toda la familia Cisneriana, lo que nos ha permitido mantener el espíritu y la filosofía del Cisneros durante todo este tiempo con la colaboración y entrega de mucha gente. Tenemos que sentirnos muy orgullosos de haber llegado hasta aquí y esperemos que podamos seguir siendo, por mucho tiempo, un referente del rugby español. Tenemos previsto celebrar muchas cosas durante esta temporada, hemos lanzado una campaña con muchas actividades (partidos de veteranos con equipos internacionales, charlas-coloquio con antiguos jugadores, eventos con patrocinadores, etc.) y queremos aprovechar el momento para movilizar a toda nuestra masa social.

El Complutense Cisneros alcanzó en 2014 la final de Copa; y fue campeón de DH y de la Copa Ibérica unos años antes (1985) ¿Crees que este año habrá algún título nuevo en las vitrinas del Colegio Mayor Ximénez de Cisneros?

¡¡ Ese es nuestro objetivo!! El Club ha crecido mucho y el año pasado hicimos, probablemente, una de las mejores temporadas de nuestra historia. Podemos presumir de ser el único equipo que tiene equipos en todas las categorías del rugby senior, tanto masculino como femenino. Como puedes imaginar, todo esto requiere la dedicación, implicación e involucración de mucha gente ligada al Club, y un esfuerzo de gestión considerable. Para esta temporada tenemos muchas esperanzas en nuestro equipo femenino, que aspira a todo. Hemos incorporado, con la ayuda de la Universidad Complutense, un grupo de jóvenes jugadoras internacionales, campeonas de Europa y con experiencia internacional en Seven, casi todas ellas estudiantes de primeros cursos en la UCM, que nos va a permitir dar un salto de calidad importante. Queremos estar arriba, junto a Majadahonda y Olímpico, compitiendo por la Liga Iberdrola y por la Copa de la Reina.  Respecto a los equipos masculinos, tenemos un enorme desafío para los próximos años. El nivel está subiendo, los clubes vuelven a tener capacidad económica y esto les permite reforzarse con jugadores foráneos.  A nosotros esto nos supone un enorme reto, dado nuestro modelo, que es amateur, con una filosofía basada en la formación humana y profesional de nuestros jugadores. Dicho esto, estamos convencidos de que una buena gestión nos permitirá seguir compitiendo entre los mejores, sin renunciar a nada, y seguir dando oportunidades a todos nuestros chicos y chicas que vienen trabajando con nosotros desde las categorías inferiores.

¿Tienen los jugadores del equipo actual el nivel de históricos internacionales que cantaban el ‘parabá’ en casi todos sus partidos como Méndez, Nuche, Gorrotxategui, Guerediaga, Noriega…?

Es difícil comparar, porque son épocas distintas, y el rugby ha cambiado de forma considerable. Todos esos nombres, junto a muchos más a los que agradezco toda la entrega y sentimiento a los colores que mostraron en sus diferentes etapas, son y serán leyenda del Club. El rugby español ha crecido y ha mejorado mucho en las últimas décadas. Ahora se juega más deprisa y mejor y, además, el físico ha ganado peso. Los jugadores de División de Honor, incluso los que son amateur como los nuestros, y compaginan el rugby con estudios o trabajo, entrenan y se preparan mucho más que los jugadores de hace décadas. Un jugador como José Luis del Valle, trasladado en el tiempo al rugby español de los 80, haría verdaderos estragos.

El Complutense Cisneros es el único Club con equipos en DH en categoría masculina y femenina. Aunque las ‘Cisneras’ se fundaron años más tarde -1992- llevan años disputando con solvencia la Liga Iberdrola ¿A qué se debe esta buena acogida entre las chicas de vuestro Club?

Nosotros tenemos un modelo de club muy social, en el cuál obviamente las chicas siempre tendrán un lugar muy relevante. Estamos íntimamente ligados a la Universidad Complutense, en la que como corresponde a una universidad pública, siempre ha existido una apuesta equilibrada entre las chicas y los chicos. No solo tenemos un equipo muy competitivo en la Liga Iberdrola. Tenemos un grupo Sub16 con una fuerte presencia femenina, que permite que nuestro primer equipo Sub16, muy competitivo en la liga regional de Madrid, juegue habitualmente con varias chicas, que se parten el cobre frente a jugadores muchos más grandes, más fuertes y más rápidos que ellas.

Complutense Cisneros se ha nutrido durante años de los jugadores universitarios del Colegio Mayor, por lo que la actividad de las categorías inferiores era menor. Sin embargo, desde que en 2003 se crea la Escuela, los éxitos son constantes (la temporada pasada, el s18 se proclamó campeón autonómico, sin ir más lejos) ¿Cómo organizáis esta apuesta por los jóvenes colegiales? 

Nuestra misión es que los que formamos este Club (jugadores, entrenadores, padres, fisios, directivos, aficionados, veteranos, etc.) aprendamos, transmitamos y crezcamos como personas, con la maravillosa experiencia formativa, humana y social que es el rugby. En nuestros orígenes éramos un club exclusivamente universitario, pero a principios de siglo decidimos apostar por extender la experiencia formativa a familias y a niños a partir de 4 años. Desde un principio nuestra escuela tuvo un enfoque formativo, primando la parte social y la educativa sobre la competitiva. Solo cuando el entramado de la escuela fue firme, empezamos a apostar más por la competitividad. Ahora contamos con un Plan de Desarrollo del Jugador, pensado para generar jugadores aptos para competir al máximo nivel en rugby senior, y ello implica una formación física, de destrezas, de entendimiento del juego y, por supuesto, de valores, como el compromiso y el sacrificio. Pero esta apuesta no ha supuesto dejar de lado a los colegiales. Junto con la UCM desarrollamos desde hace tres años el PARECIS (Programa de Alto Rendimiento para Estudiantes Universitarios), que ofrece un programa de becas en el Colegio Mayor y un plan de entrenamientos de alto rendimiento. Por este programa, en sus tres temporadas, han pasado algunos de los más prometedores jóvenes del rugby español, como por ejemplo Tomás Munilla y Alvar Gimeno.

El vínculo con la Universidad Complutense y el Colegio Mayor es una de las señas de identidad del Complutense Cisneros frente a otros modelos de club más profesionales ¿Habéis pensado cambiar vuestro proyecto realizando -por ejemplo- más fichajes?

Para nosotros, el vínculo con la Universidad Complutense es algo innegociable. Hemos convivido durante 75 años con notable éxito en lo social, en lo educativo y en lo deportivo. Nuestra razón de ser es el desarrollo personal a través del rugby. Queremos que nuestros jugadores, aparte de lo académico, adquieran las habilidades personales y sociales necesarias para afrontar y conseguir, todo aquello que se propongan en la vida y que, en el futuro, sean buenos profesionales y mejores personas. En este sentido, seguiremos apostando por nuestra filosofía y por mantener la esencia de Club. Dicho esto, para seguir peleando al máximo nivel, tenemos que evolucionar y seguir creciendo. En estos momentos, estamos profesionalizando la estructura de gestión y deportiva del Club, y fortaleciendo el vínculo con patrocinadores y socios. En lo deportivo, seguiremos haciendo todo lo posible para desarrollar y atraer al mejor talento joven, y poniéndole los medios necesarios para que puedan compaginar la práctica del rugby al mejor nivel y su desarrollo personal.

Complutense Cisneros es miembro de la recientemente creada Asociación de la Liga Nacional de Rugby ¿Qué puede aportar esta iniciativa al trabajo realizado por la FER?

Se trata de un proyecto incipiente, que podrá aportar al rugby nacional capacidad organizativa, mejoras en la planificación y enfocar la estrategia de atención de patrocinadores y de las televisiones de una forma mas eficiente. En cualquier caso entendemos que el éxito de esta iniciativa dependerá de la capacidad de diálogo y de los acuerdos que se puedan establecer con la propia FER, así como de ser muy conscientes que tenemos que cubrir los intereses de todos los clubes que formamos parte de la Asociación.

¿Nos puedes detallar cuáles son las principales tareas que realiza vuestra Fundación?

La Fundación de Rugby Cisneros fue creada por el CLUB en 2008 con el fin de desarrollar aquellos proyectos del CLUB que tuviesen un mayor contenido social, y que transcendiesen lo meramente deportivo. Principalmente la actividad de la Fundación se ha centrado en el desarrollo de nuestra Escuela de Rugby, nuestra Academia de Rugby y el Torneo Internacional de Rugby Infantil. Detrás de estos proyectos, han llegado muchos otros como el Campamento de Verano, el PARECIS y el Programa de Intercambio de Rugby Manukura Cisneros. En estos momentos tenemos más proyectos en cartera que iremos lanzando según se vayan consolidando los anteriores.

¿Cómo está yendo el Programa Manukura de intercambio con jugadores de Nueva Zelanda? ¿Qué tal se adaptan los chicos en otras culturas?

Está siendo un verdadero éxito. Todos los canteranos que han estado en Nueva Zelanda, viviendo en una comunidad Maorí vienen encantados con la experiencia. Descubren un mundo nuevo, una cultura distinta y vuelven empapados de rugby tanto técnica como “espiritualmente”.  Unos meses después, aparecen por Paraninfo los maoríes, con sus sonrisas, su propia lengua, su pasión por el rugby y descubriendo un mundo absolutamente distinto para ellos, como es la vida de club, dado que allí el rugby es una actividad escolar. Viven en las casas de sus otrora huéspedes, se integran rápidamente en el equipo, colaboran entrenando a los más pequeños de nuestra Escuela y, desde luego, generan una gran expectación entre niños, adolescentes y padres, quienes se afanan en hacerlos sentir como en su propia casa. Todo muy en línea con el estilo social y familiar del Complutense Cisneros.

El Seven del Complutense Cisneros es el principal torneo de rugby a siete del panorama nacional, tanto por historia como por nivel de participación ¿Puedes explicarnos cómo se trabaja dentro del Club para que año tras año siga siendo un éxito?

El SEVEN es organizado por la Universidad Complutense de Madrid y el Club de Rugby Complutense Cisneros. Coloquialmente en el ambiente del Rugby se le conoce como “SEVEN del CISNEROS”, pero la realidad es que ambas instituciones estamos muy involucradas en el desarrollo de este evento. Por un lado, hay un enorme trabajo de planificación que se desarrolla desde el área administrativa y gerencial del CLUB, coordinando las distintas fases con el Área de Deportes de la UCM. A medida que se va acercando el evento, la ejecución y la logística, recae en más de 80 voluntarios, que, con una gran predisposición, año tras años hacen que nuestro Seven mantenga su nivel. Dicho esto, estamos convencidos de que todavía nos queda margen para seguir mejorando, y para ello trabajamos.

Barbadillo, tercero por la derecha, junto a patrocinadores y staff del Cisneros

 

CUESTIONARIO OVAL

UN JUGADOR NACIONAL

Muchos del CR Cisneros. Y si tengo que nombrar a uno seria Jose Luis del Valle, nuestro 8, ejemplo de humildad, trabajo, constancia y sacrificio. Un jugador galáctico y al que agradezco su enorme compromiso con el Club.

JUGADOR EXTRANJERO

Me gustan mucho Afa Talui de Santboiana y Kalo Gavidi del VRAC porque hacen parecer las cosas sencillas.

UN ESTADIO

Landare Toki. El campo donde conseguimos retornar a la DH del Rugby en el año 2012 y donde acudimos una nutrida representación de la familia Cisneriana. Y porque admiro profundamente el modelo de Clubes como el de Hernani, todo un ejemplo para el rugby español.

UN ENTRENADOR

Cualquiera que sea capaz de sacar el máximo rendimiento a sus jugadores con recursos limitados.

UN PARTIDO

La final de copa del Rey del año 2015 en el Pepe Rojo contra el VRAC. La presencia de la afición azul-azul fue masiva y pudimos disfrutar de un gran fin de semana de rugby en familia. Nos sirvió para reafirmar que el Cisneros lo formamos muchas y buenas generaciones.

UN TERCER TIEMPO

El día de mi debut en DH de Rugby (octubre de 1995). Jugamos contra el Salvador en el Central y ganamos con un ensayo mío en el ultimo minuto. Muchos se acordarán de ese tercer tiempo.

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here