Este fin de semana arranca la Liga Heineken con un plato fuerte: el derby pucelano entre Salvador y Vrac (Pepe Rojo, domingo 16, 12,30 horas). El entrenador chamizo nos ofrece esta entrevista previa donde repasa la actualidad de su club y las expectativas de su equipo en División de Honor. Muchas gracias ‘Bocas’.

Acabas de participar en el Clinic que los All Blacks han realizado en Madrid ¿Qué tal ha resultado la experiencia?

La experiencia ha sido buenísima por ambas partes. En primer lugar, por los niños: he vuelto a entrenarles con tiempo y he visto el potencial que hay en España, me alegra que haya tantos jugadores que tengan ilusión por mejorar. Por parte de los entrenadores y jugadores All Blacks, se les nota que lo que han expresado y querido transmitir son los valores que ellos llevan encima, que no son inventados ni están interpretando un papel: humildad, ganas de sacrificarse, ser cada día mejor, escuchar, ser muy disciplinado, intentar ser buenas personas y creer que las buenas personas hacen grandísimos equipos. Ha sido una experiencia única y agradezco a Kiwi House y Tiki el que hayan contado conmigo.

Recientemente pasaste tus vacaciones en Nueva Zelanda; ¿Cómo se vive el rugby en nuestras antípodas?

Lo de Nueva Zelanda fue tan bueno que repito este año, vuelvo en junio otra vez. Viví una experiencia enorme; vi lo que es un país volcado en  un deporte como el rugby. La gente de Nueva Zelanda me dejó impresionado: gente que te ayuda, abierta, muy agradable, que intenta siempre enseñarte lo que saben de rugby sin ningún tipo de prepotencia y siempre respetándote. En cosas técnico-tácticas vine con sistemas nuevos de ataque y de defensa y con formas de entrenamiento diferentes. Lo mejor es que en cada sitio donde estuve, me abrieron las puertas y me hicieron partícipe de lo que ellos hacían. Creo que es el mejor sitio para poder formarte.

Uno de los puntos fuertes del Salvador es su preparación física, que dirige tu ‘mano derecha’ Mar Álvarez. Puedes explicarnos a grandes rasgos ¿cómo se planifica este trabajo en vuestro primer equipo?

Está claro que hemos mejorado desde la llegada de Mar, estamos trabajando de una forma muy profesional. Las aportaciones de Mar son varias: siempre está pensando en el jugador, está a la última en el tema de entrenamientos, mezcla preparación física con rugby específico, sabe mucho de rugby y todo lo que hace es para la mejora del jugador. El Club ha hecho un gran esfuerzo en comprar los GPS que nos dan datos sobre los chicos en entrenamientos y partidos, lo que hace que podamos trabajar de una forma más específica sobre su rendimiento y su recuperación. Mar trabaja con muchos datos – también a través de cuestionarios- y es capaz de darles valor para que podamos entrenar sin riesgo de lesión y obteniendo lo máximo de cada jugador, yo creo que la única capaz de hacer eso en España actualmente es Mar. Ha sido el mejor fichaje desde que soy director técnico y ha hecho que una de nuestras mayores virtudes sea la preparación física.

Has sido seleccionador de las categorías inferiores de España ¿Cómo ves la evolución de nuestros jóvenes jugadores?

Creo que hemos mejorado muchísimo en nuestras categorías base. Yo tuve la suerte de entrenar a una de las mejores generaciones del rugby español: los chicos del 95 (también fueron muy buenos los del 94). Los jugadores cada vez vienen más preparados y están sabiendo ser deportistas desde antes. Hay muy buenos físicos: cada vez hay jugadores más grandes, más fuertes, que corren más, que se cuidan más… Saben que ser jugador de rugby no es sólo lo que hacen dentro del campo sino que tienen que hacer muchísimas cosas más para su entrenamiento, como su descanso, su nutrición… La FER en una de las cosas que más está mejorando es en la formación, creo que los campus y las academias están mejorando mucho para que los jugadores sepan de verdad entrenar como alguien que quiere ser deportista de élite. Los clubes cada vez tienen entrenadores más formados, que hacen que los chicos cada vez llegan con cualidades técnico-tácticas mejores a la selección. El camino del deportista es mejor que el de antes, que venía directamente del Club a la selección, ahora hay selecciones autonómicas, Academias Nacionales, … eso va a ayudar a que cada vez tengamos jugadores cada vez más formados

Cinco títulos de Liga, Copa, y Supercopa; y tres Copas Ibéricas, te convierten en uno de los entrenadores más laureados de España ¿Cómo mantienes el ‘hambre’ de victoria con ese palmarés?  

Lo de los títulos no es algo que me haya importado en realidad. He tenido la suerte de estar en un Club que luchaba -por presupuesto y por organización- por los títulos. Lo he tenido más fácil que los demás, ganar títulos no significa ser mejor entrenador que otro que no gana. Estar en un Club como el Salvador me motiva para saber más: tener un conocimiento del rugby, de metodología, de como podérselo expresar a los jugadores para hacerles cada día mejores. El reto del entrenador es poder cada día ayudar al jugador a que sea mejor El entrenador está siempre en formación y esa es mi mayor motivación: cada día aprender cosas nuevas e intentar ser mejor cada día. A todo el mundo nos gusta ganar y los títulos son importantes para muchas cosas, pero no para mi motivación.

El Salvador se ha reforzado este año de manera considerable -Bryant, Aurrekoetxea, Olajuwon, Harmatiuk, Ecuaga, Del Hoyo, Jurado, Coronado…- ¿Qué esperas de las nuevas incorporaciones? 

Este año es el del cambio. Llevamos tres años manteniendo el bloque, pero necesitábamos cambiar un poco lo que era la identidad del equipo, trayendo talento de fuera. Esperamos que  todos los jugadores aporten mucho; como jugadores de calidad, pero también con la  ilusión de venir a un equipo y cada día ser mejores e intentar ganar títulos. Creo que jugadores de otros clubes, que no tienen la suerte de luchar por los títulos, sí que tienen esa hambre por ser mejores cada día y aquí nos van a aportar un plus de ganas, de actitud para poder luchar por esos títulos que se nos han escapado el último año. Se nos ha ido mucha gente,  lo primero que tenemos que intentar es construir nuestro equipo. Estamos muy contentos porque cada jugador que ha venido nos ha demostrado que para ellos el equipo es lo primero y eso es muy importante para nosotros

Con vuestro trabajo y el del VRAC, Valladolid se ha convertido por méritos propios en la ‘capital del rugby español’ ¿Cómo se vive el rugby en las calles de Pucela?

En eso ha aportado muchísima gente. La ciudad del rugby es Valladolid por muchos motivos: los medios, el Ayuntamiento, la gente que trabaja en los campos de Pepe Rojo,  los aficionados…  Allá donde vayas se conoce tu deporte, te han visto alguna vez. El rugby ya está metido dentro de la cultura de Valladolid. El derby es un momento del deporte vallisoletano, no sólo del rugby. Las finales se juegan en Zorrilla y hemos conseguido que el campo de fútbol ahora sea de cualquier deporte, de todos los vallisoletanos y se puede llenar. Para nosotros es un orgullo, hemos puesto nuestro grano de arena, pero hay que agradecer a todos los que durante muchísimos años han hecho que en Valladolid el rugby sea uno de los deportes más vistos, casi a la par que el fútbol. Aquí se hizo mucho porque entrara en los colegios, si el rugby entra en los colegios de verdad y volvemos a conseguir tener una liga escolar será todavía mucho más popular y podremos ver balones en todos los colegios, que es lo que queremos.

Vuestro club ha apostado fuerte por la cantera con la creación de la Academia, dirigida por Álvar Enciso ¿Estás satisfecho con esta iniciativa? 

La apuesta de la Academia viene avalada por Ryan Butcher, que viene de Inglaterra y es un enamorado del rugby. Es uno de los proyectos con más futuro que tiene el Club; consiste en ayudar al jugador a que el paso entre sub18 y el primer equipo sea mucho más llevadero, no fácil, porque nunca lo va a ser. Tenemos muy claro que lo que estamos buscando no es hacer jugadores del primer equipo sino jugadores de club. Si todo el que sale de la Academia puede jugar en el primer equipo sería un exitazo, pero si se quedan de entrenadores, managers, directivos, jugadores del segundo equipo o solamente como fans… para nosotros ya es un éxito. Buscamos seguir integrando a todo el mundo y que tengan un sentido de pertenencia. La primera cosa  que hicimos bien en la Academia es poner a Alvar Enciso, la persona que es la verdadera imagen de lo que queremos que sea un jugador del Salvador, con valores y uno de los mejores jugadores de la historia del rugby español, con hijos que juegan al rugby y que es un gran profesional como arquitecto. El mayor acierto que hemos tenido.

El emerging del Chami disputa la División de Honor B en un grupo muy complicado -con  históricos como Getxo, Bera Bera, Vigo, Crat…- ¿Cuáles son los principales objetivos de este equipo, integrado por jugadores de la cantera? 

El primer objetivo es lo que dice su nombre: ser un equipo emergente y que crezca cada día. Su formación la tiene que hacer con equipos tan duros como Getxo, Zarautz, … equipos con jugadores potentes y veteranos; y también con jugadores jóvenes como es el VRAC B. Eso es lo que tienen que hacer, seguir formándose y ser jugadores de los que en cualquier momento pueda tirar de ellos el equipo A; eso es el mayor objetivo que tenemos, para ello tienen que mantenerse en DHB. Apuesto por una liga de espoirs, de equipos B en formación, pero creo que hasta que llegue ese momento la formación tiene que estar en DHB, estos chicos tienen que estar en un ambiente que no sea el de las ligas regionales que no es el más adecuado para un proceso de formación.

Eres el prototipo del ‘One Club Men’: alumno del Colegio del Salvador, empezaste a jugar en el Chami con trece años y casi treinta años después sigues como míster del primer equipo ¿Cómo has vivido la evolución del Club en este periodo? 

Desde que estudié en el cole y empezara a jugar al rugby hace muchísimos años, el Club ha cambiado mucho. Las estructuras son enormes, ha habido gente que ha aportado mucho a este club desde los Enciso, Tito Candau, Hansen… hemos tenido la suerte de tener unos presidentes buenísimos. Muchísima gente ha aportado un montón a este club desde los inicios, pero ahora es una empresa, un transatlántico con mucha gente aportando: voluntarios, fans, gente que trabaja para el Club pero que son profesionales y hacen horas y trabajan de forma espectacular. Los niños son nuestra alma, nuestra base, tenemos una base de más de 500 jugadores de 18 años para abajo, … También somos un club muy potente en lo social, tenemos que ser un club de 360 grados, con rugby inclusivo, con rugby touche, tenemos que tener acciones sociales, no estamos aquí sólo para jugar al rugby, ésto es más que un club de rugby. Si que es verdad que el núcleo de lo que es el club no ha cambiado, lo que somos es lo que éramos cuando estábamos dentro del Colegio El Salvador, y esos valores son algo que no se pueden cambiar

CUESTIONARIO OVAL

UN ENTRENADOR

En España, Paco Usero es el que hizo cambiar mi visión del rugby. En el extranjero, Brad Mooar, por todo lo que me ha enseñado en Nueva Zelanda, no tanto por todos los éxitos que ha tenido en Crusaders, sino -al igual que Paco- por lo buena persona que es.

UN ESTADIO

Haber jugado en el estadio de mi ciudad, el José Zorrilla, es de lo más importante que he hecho en mi vida. Aunque siempre he estado enamorado del Central de la Universitaria, es el campo con más encanto del rugby español

EL RIVAL MÁS DURO

Como jugador: Alberto Malo, era alguien a quien teníamos respeto tirando a miedo, el más agresivo y duro en el contacto que he tenido en contra. Como entrenador, el rival más duro: Tomi García

UN TERCER TIEMPO

El primero: el de mi Club; creo que Pablo en La Central no sólo pone comida y bebida, sino que pone su alma para todos los equipos contrarios. También me ha encantado siempre el tercer tiempo del seven del Cisneros por la marcha que había y la gente que conseguían reunir.

UN PARTIDO

La final de Copa que ganamos al VRAC con la presencia del Rey; no tanto por el partido en sí sino por lo que supuso. Y con la selección española sub 18, las semifinales del Campeonato de Europa con los del 95 contra Alemania, que era un equipo que nos había ganado el año anterior y conseguimos ganarles 48-0 .

Pie de foto superior: Juan Carlos (derecha), junto a Álvar Enciso, ex internacional y responsable de la Academia de El Salvador

Pie de foto inferior: Juan Carlos (derecha), en las instalaciones del Clermont junto a otros técnicos españoles, en la gira que organizó Rugby Spain este verano

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here