La descarga de tensión del músculo esquelético durante una lesión ocurre con relativa frecuencia en deportistas, lo que tiene graves consecuencias para la pérdida de la masa muscular y la salud musculoesquelética y por ende en el rendimiento. Se ha demostrado que 5-7 días de reposo en cama inducen atrofia muscular y un estado de resistencia anabólica en individuos mayores (Drummond et al., 2012), sin embargo, lo que no está claro es si existe una disminución de la capacidad cardorrespiratoria o índice VO2 como muestra un reciente Meta-análisis.

Algunos suplementos como HMB, se proponen como activadores de la síntesis de proteínas y proliferación de células satélite, pero sobre todo, donde el HMB se ve más fuerte es como inhibidor de la degradación de las proteínas, por lo que en situaciones donde priman o está aumentado el catabolismo proteico y la atrofia muscular como por ejemplo inmovilizaciones por lesión o enfermedad, el HMB puede ayudar a retrasar o incluso revertir esa pérdida de masa muscular.

No hablo de estrategias para la recuperación de la propia lesión, sino de la pérdida de masa muscular que acompaña a la misma debido a la inmovilización y/o reducción de la actividad, que en personas de edad media puede llegar a ser de 1 kg de périda de masa muscular en tan sólo 10-15 días de inmovilización, aunque claro está no solo depende de la edad sino del contexto metabólico y patológico del sujeto.

Como sabemos, en sólo 5-7 días aproximadamente de inmovilización se da lo que conocemos como resistencia anabólica, disminuyendo la síntesis proteica muscular (MPS), pero tenemos que saber, que en contra de lo que pueda parecer y de lo que mucha gente piensa,  el catabolismo o degradación proteica (MPB) en condiciones de encamamiento y/o inmovilización no es la gran protagonista de que exista esa atrofia y pérdida de masa muscular, ya que según numerosos estudios, la MPB se ve aumentada tan sólo en la fase temprana de la inmovilización y a partir del 3-4 día aproximadamente vuelve a su nivel basal.

En lesiones o inmovilizaciones, lo que realmente conduce a la degradación y atrofia muscular no es tanto un aumento de la MPB, sino una disminución drástica de la MPS, puesto que para ejercer un balance neto positivo en cuanto a MPS-MPB, quién realmente “manda” es la MPS (Baehr et al., 2016)

Como he dicho, HMB puede estimular la MPS, donde cobra protagonismo sobre todo es en una disminución de la MPB, pero ya he comentado que no se trata tanto de un aumento de MPB, sino de una disminución de la MPS, por lo que aunque está claro que HMB puede ayudar, no es la clave total para la recuperación, lo que realmente nos ayudaría (entre otras intervenciones) es asegurar la adecuada ingesta proteica, tanto en cantidad como en calidad, con un aporte adecuado de leucina para la óptima señalización de la MPS,  y en segundo lugar una correcta distribución a lo largo del día. Incluso, y debido a la anorexia inducida por enfermedad lo que nos hace disminuir el apetito en lesiones y enfemredades, podemos optar por la suplementación con algún tipo de proteína como Whey Protein, que en mi opinión ayudará mucho más que HMB o la glutamina por si solos a evitar la pérdida de masa muscular, no solo por su composición.

Un estudio sobre el HMB, concluye que en 10 días de hospitalización en adultos mayores, el HMB ayudó a preservar la masa muscular, algo que ya sabemos. Además concluye que HMB mejoró la dinámica mitocondrial durante la atrofia inducida por desuso, lo que mejora el resultado.

Myofibrillar FSR in response to oral HMB (open circle) or Leu (filled circle) consumption (A) and leg proteolysis in response to HMB consumption (B)
Effects of leucine and its metabolite β-hydroxy-β-methylbutyrate on human skeletal muscle protein metabolism

Tenemos que saber, que ya en 1991 , Kondo et al. y otros muchos autores como Powers et al, años después comprobaron que la prolongada inactividad del músculo esquelético durante inmovilización, encamamiento y demás, resultó en aumentos crónicos en la producción de ROS y ello conduce a daño oxidativo en las fibras musculares inactivas, es decir, que paradójicamente, las mitocondrias de las células musculares producen más ROS en reposo que durante el ejercicio físico, lo que conlleva a un aumento del estrés oxidativo en situaciones de lesiones, inmovilizaciones y demás, y este a su vez por diversos mecanismos va a llevar a un aumento de la degradación muscular y una disminución de síntesis proteica que en última instancia conducirá a la pérdida y atrofia muscular. Éste es el principal motivo por el cuál se suele recomendar la suplementación con antioxidantes cuando existen lesiones en deportistas, inmovilizaciones duraderas y demás, aparte de otros motivos como por ejemplo la vitamina C, que no sólo es antioxidante sino que es importante para la síntesis de colágeno, sobre todo cuando hay lesiones tendinosas.

Pues bien, para formar glutatión, un potente antioxidante endógeno que limita la acción de las ROS, se necesitan 3 aminoácidos (cisteína, glutamato y glicina) y normalmente el aminoácido limitante, es decir, el que suele faltar es la cisteína porque es menos abundante en la dieta. La Whey Protein es rica en cisteína+glutamato. Por ello la proteína de suero puede ejercer acciones antioxidantes y en situaciones donde existen un aumento del estrés oxidativo, como es en inmovilizaciones o encamamiento como he comentado, ayudará disminuir el estrés oxidativo y por tanto, entre otras cosas, a limitar la pérdida y atrofia de masa muscular

Así pues, en mi opinión, aparte de  un correcto entrenamiento que evite lesiones potencialmente previsibles, una correcta hidratación, una buena planificación del entrenamiento y una intervención fisioterapéutica y por supuesto partir de una adecuada intervención nutricional general, basada en comida real (total calórico, macros y micronutrientes, etc), aumentando el total proteico como una prioridad. Expertos recomiendan entre 1,4 y 2,2 g / kg de proteínas por masa corporal en estas situaciones, dependiendo de la gravedad de la enfermedad y grado de desnutrición y el contexto/perfil de la persona. (Bauer et al., 2013) y si hay algún suplemento que debe cobrar importancia, sobre todo debido a la posible anorexia inducida por enfermedad, es la Whey Protein y el HMB, aunque otros pueden ayudar también pero en un segundo plano.

Bibliografía:

http://m.jap.physiology.org/content/early/2017/07/10/japplphysiol.00415.2017 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23551944

http://m.jap.physiology.org/content/early/2017/07/10/japplphysiol.00192.2017

#Rugby #RugbySpain #Visibilidad #Desarrollo #Familia

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here