“Por Siempre Michingo”
Michingo O’Reilly
1939-2018

Dedicado a su mujer Silvia Bonzini, a sus hijos Alejandro, Celina, Patricio y a sus nietos Arturo, Sofía, Alexia, Clara, Jorge, Silvestre, Juan, Marcos, Paz, Mourin,Francisco.

Por Carlos Contepomi

Tuve la oportunidad de participar en mi juventud de los torneos de futbol del CASI, y alli conocer el espiritu deportivo , el fanatismo para analizar cada hecho relacionado con el rugby, eldeseo permanente de mejora en cada posición de juego y luchar todo en búsqueda de la excelencia.

Esa escuela que traian desde hacia mas de 50 años fue expresada en toda su plenitud por el amigo Michingo.

Buen jugador y mejor entrenador, los terceros tiempos fueron eternos, y siempre con actitud positiva y alegrando cualquier reunión.

Hizo honor a su Club y a su Familia. Aun enfermo, nunca le vi una queja y siempre luchador.

Creo que ha dejado una marca registrada que muchas generaciones no olvidarán.

Todos agradecemos su paso por el deporte ovalado.

“Un SEÑOR con todas las letras”

Por Diego Cash
SIC/PUMAS/UAR

Michingo era un tipo sumamente especial, tenía capacidades diferentes, entendía el juego de una manera increíble, él tenia una grandeza importante.

No tenía ningún problema en cuanto a si no se sentía fuerte en algunas facetas del juego, él convocaba a quién sea, ya sea para entrenar el Scrum o dónde necesitaba a alguien.

Por ejemplo al Veco Villegas le dijo; “Veco, vos sos dueño de esto, vos conoces directamente más la situación, así que esto es tuyo”.

Después hizo lo propio con el Mono Rizo de Tucumán; que en ese momento Tucumán tenía un maul asesino y el Mono Rizzo en un momento entrenó justamente esa formación.

Rafa Madero es el que sabe de los Backs y Rafa se ponía a entrenar a los Backs, era así.

Te daba una confianza tan grande, a cada uno le trasmitía que en definitiva eras el líder en el lugar que tenías, en el rol que cumplías adentro del equipo, y que él te lo hiciese sentir, te hace jugar en otra dimensión, te trasportaba a una dimensión distinta, te hacía infinitamente más responsable; eso hacia que cada uno convocase al otro. Generaba empatía entre cada uno de los integrantes del Staff y todos en su conjunto.

Me divertí en el rugby del seleccionado como nunca, teniendo la suerte de haber sido entrenado por Michingo.

Tuve la suerte de haber ido pasando por muchos entrenadores dónde cada uno aportó lo propio, pero en este caso Michingo te hacía disfrutar adentro y afuera de la cancha.

Te sacaba sonrisas en los momentos más difíciles, dónde estabas con mucha presión. Siempre tenía palabras de aliento para cada jugador, te tocaba las fibras más íntimas y en ese sentido él era el plato fuerte, Michingo preparándote para el Test Match que ibas a jugar.

A cada uno le entregaba las riendas del caballo, para poder decirte; vos Veco al Scrum, vos Mono al Maul, vos Rafa a los Backs, y él conformaba grupo, conformaba equipo, sacaba de vos lo mejor tuyo.

La verdad que era eso un grande, en ese sentido se lo va a extrañar, porque realmente fue un tipo distinto.

Con cada persona tenía un recuerdo, con cada persona tenía una anécdota, para cada uno tenía lo suyo, eso le decía yo a su hijo Pato O’Reilly; ” la verdad que se lo va a extrañar mucho, tipos como tu viejo han dejado una huella, uno no se los olvida.

Te estoy dejando este audio a vos Agustín y atrás mío lo escucho a Michingo riéndose a carcajadas, a risa suelta, dándome un abrazo, diciéndome te quiero, así era él, así es él.

“No puedo hablar en pasado, Michingo está presente con todos nosotros.”

Por Gabriel Travaglini
CASI/PUMAS/UAR

Fue un gran fanático del Rugby, muy compenetrado en el juego, los valores y la personas, tenía una gran habilidad para motivar a los jugadores desde la emoción y hablando con el corazón, gran estratega con la picardía necesaria para enfrentar a los equipos más grandes.

Gracias a los fanáticos el rugby crece, Michingo era uno de ellos, su empuje se mantuvo hasta sus últimos momentos, revivió con el proyecto de Virreyes, disfrutando con el crecimiento y desarrollo de un nuevo club y con una fuerte intención social y deportiva.

Por Fabio “Aguja” Gómez
Banco Nación/Pumas

Habitualmente es difícil hablar y describir a una celebridad , a un referente. En el caso de Michingo pasa todo lo contrario; hablar de él es hablar de una persona llana, simple , apasionada del deporte en general y del rugby en particular, de valores sólidos y de firmes convicciones .

Su palmarés habla por sí solo y sobran las palabras : un ganador nato. Campeón con su CASI varias veces, fue entrenador de Los Pumas en dos ocasiones con victorias históricas como las obtenidas frente a potencias como Australia; Francia; Inglaterra y Sudáfrica ( comandando Sudamérica XV en el ´82) y Fundador de Virreyes Rugby.

Un verdadero hombre de rugby como se suele decir. Pero lo más importante de michingo no son sus títulos, es su manera de ser, su manera quizás única de conducir un grupo, su forma de mirar y vivir el rugby; para él el verdadero protagonista siempre fue el jugador porque él es quien vive y transmite los valores de este deporte. Era un motivador tremendo ; titulares o suplentes se transformaban con cada palabra de michingo porque motivaba desde la simpleza , esa simpleza que cala hondo “…a los All Blacks no hay que tenerles miedo señores…..hay que jugarles..”

No se concebía a si mismo como “la” palabra autorizada, muy por el contrario cuando tenía que consultar con los mejores sobre algún tema específico, lo hacía demostrando que la humildad también forma parte de los valores que este deporte posee.

Le hablaba a los jugadores y depositaba en ellos la responsabilidad de la toma de decisiones generándoles confianza y absoluto respaldo . Aquellos que tuvimos la suerte de conocerlo y tenerlo como líder y conductor lo vamos a extrañar mucho, en la misma medida que debemos agradecerle por todas las enseñanzas y momentos vividos.

Una persona enorme que hizo un gigantesco aporte al rugby argentino.
Gracias por todo Michingo..!!!

Por Serafín Dengra
San Martin/Pumas

Michingo fue un grande, adentro y afuera de la cancha, porque tenía mucha alegría, era el que más te motivaba, algo impresionante. Te hacía entrar a la cancha como un verdadero atleta, entrabas a romperla toda.

Contagiaba a todo el grupo con alegría, es eso lo que tiene que tener un entrenador, tiene que saber de técnica pero también pasarla bien. No por nada le ganábamos en ese época a Australia en el 83, en el 88 a Francia, a Inglaterra en el 90, como también a Sudáfrica.

Creo que es uno de los entrenadores más ganadores. Les ganábamos a los mejores, con mucha garra, mucho coraje, un genio total, un grande como persona, fue muy divertido y muy lindo tenerlo como entrenador.

Jugué de Pilar Derecho contra Sudáfrica, con Sudamérica XV, que éramos Pumas pero con otra camiseta, le ganamos 21 a 12, me acuerdo que Michingo me motivó de tal manera que entré a la cancha, me acuerdo que el Pilar Sudafricano Outusen, me pegó un cabezazo que me desmayo y en el otro Scrum, le pegué yo otro cabezazo y él me dijo: One for One y seguimos jugando.

Ese día arranque el pasto, me quedé hasta las 7 de la tarde, tenía mucha manija, en el estadio había más de 80 mil personas, mucha gente de color, nosotros fuimos a dar una mano para colaborar por el tema del racismo (Apartheid).

Michingo ese partido se la jugó por mi, y me re banco, jugué a la derecha. Yo venía de San Martín, un orgullo, un honor, ahí fue que empezó mi carrera.

En ese partido Michingo me llama a su cuarto y me dice Serafo vas a jugar, ve al equipo mañana, vos jugas, dale con todo, me motivo de tal manera que yo no me podía dormir en toda la noche, estaba muy loco.

“Cuando estaba en el hotel bajé y fui a pegar a topetazos a los parquímetros de toda la manija que me había dado Michingo, él era el Nro 1 motivando”.

Te hacía entrar a la cancha como una fiera. En 5 o 6 años les ganábamos a todos. El ponía en la cancha a los mejores sin importar de qué club venían, no le importaba si venías del SIC, del CASI, de CUBA, de Tucumán, de Santiago del Estero.

Tenía una gran humildad, una gran virtud. Yo de San Martín, Garretón de Tucumán, muchos jugadores que no éramos de los clubes tradicionales.

También recuerdo en el año 1988 en la cancha de Vélez Sarfield, había más de 50 mil espectadores, le ganamos a Francia 18 a 6, fue el partido más sangriento del rugby Argentino, fueron 20 minutos terribles, dónde los franceses estaban re locos, pegaban trompadas, patadas, cabezazos.

Me acuerdo cuando terminamos ese partido de abrazarme fuerte con Michingo, ese partido lo ganamos los “Valientes”. Michingo nos motivo tanto a los Fodwars argentinos que ese día éramos 15 guerreros (Jorge Allen, Diego Cash, Perica Corrugues, Iaquetti)

Ponía a los mejores en la cancha, los que tenían más garra, más huevos. Ese día Jorge Allen la rompió toda, jugó de tal manera que salió de la cancha con 20 puntos en la cabeza, un animal…..

“Michingo es un grande entre los grandes, escribió la gran historia del Rugby Argentino, con esos triunfos, con la manera que nos motivaba, era mi gran entrenador, mi segundo padre,lo tengo en mi corazón para siempre”.

Por Marcelo “Tano” Lofreda
Sic/Pumas/UAR

Hace unas semanas, junto con otros amigos del juego, me invitaron a almorzar a Virreyes. El motivo era reunirnos con Michingo. Hacía mucho que no lo veíamos, ya que hacía tiempo estaba padeciendo una grave enfermedad, que finalmente lo terminó venciendo.

Todos los que estuvimos allí y compartimos ese encuentro sabíamos interiormente que era la despedida. Ese día Michingo tenía un excelente estado de ánimo. Claro, estaba al lado de una cancha de rugby, rodeado de viejos amigos que lo querían y respetaban, y en el club que lo admiraba y amaba.

Tengo la impresión que ese día no sólo disfrutó mucho, sino que además y como siempre, desplegó esa inigualable capacidad de atracción sobre sus interlocutores.

Perteneció a una estirpe de notables coaches argentinos que se destacaron durante una época donde la Argentina comenzaba a sorprender al mundo del rugby con resultados inesperados.

Bajo su conducción se obtuvieron victorias sobre Francia, Australia, Inglaterra y Sudáfrica con un combinado denominado Sudámerica XV, que fueron mojones significativos para el rugby argentino, que incipientemente comenzaba a figurar en el tablero internacional.

Ese período del equipo nacional fue destacado e influenciado no sólo por su pasión y comprensión del juego, sino también por un elevado nivel de conocimiento y capacidad técnica a la hora de preparar tácticamente cada partido.

Para su época, Michingo se constituyó en un innovador de un estilo de liderazgo que podríamos denominar en la actualidad, como compartido, ya que dentro de ese marco, tenía la humildad de consultar y pedir opinión a jugadores experimentados o a otros entrenadores si fuera necesario, que dominaran mejor que él temas técnicos específicos.

Michingo tenía un DON muy especial, construía, generaba y establecía un estrecho vínculo con quien tuviera algún tipo de relación con él. Era algo que le salía naturalmente, era su forma de proceder, interactuar y relacionarse, te hacía sentir cercano, amigo, confidente y lo más singular y curioso, era que todos quienes lo frecuentábamos, experimentábamos y sentíamos lo mismo.

A partir de esa habilidad tan distintiva, profunda y personal de lograr conectarse con la gente que lo rodeaba, de hacerla sentirse bien, cómoda, querida e importante, surgía la otra cualidad que tanto y tan bien utilizaba, que era la motivación, la capacidad de encenderte, de iluminarte y de convencerte.

Michingo era un artesano de las relaciones humanas que habitualmente se transformaban en personales. Muy difícilmente podías enojarte o molestarte con él.

Disfrutaba de la comunicación, de transmitir emociones y de lograr plena empatía con su interlocutor.

Como ser humano despertaba un profundo y entrañable cariño. Era querible, intuitivo y emocional.
Gracias a estas características y a su conocimiento del juego, se constituyó en uno de los entrenadores más exitosos de rugby de la Argentina.

Mantuvo tres de sus mayores pasiones, su familia, el rugby y la política, de manera estable e ininterrumpida hasta sus últimos días.

Todos quienes tuvimos la bendición en alguna medida, forma o circunstancia de cruzarnos con él a lo largo de su vida, nos queda marcada una huella imborrable que nunca se desvanecerá, ni olvidará.
Eso, sin ninguna duda, se llama TRASCENDER.

Gracias Michingo, te voy a extrañar mucho !!!

Por Jorge Dartiguelongue
San Martín/Pumas

A Michingo lo conocí como jugador, los dos con pantalones cortos, los dos aperturas, yo para San Martín y el para el CASI.

Era un tipo lleno de vida, nunca fue muy hábil, pero le sobraba inteligencia, Tackle y esquive y la verdad que todo eso también lo desarrollo en su vida. Luego de los partidos se quedaba en los Terceros Tiempos mucho tiempo dónde ahi discutía, hablaba, se reía, lleno de vida…

Al final de su vida siguió conservando mucha inteligencia, mucho cariño, mucha ternura, además del tackle y el esquive a la muerte, seguía muy débil pero seguía usando sus armas importantísimas que usaba en la cancha, hasta que termino su partido.

Por supuesto que ese partido lo ganó, porque en la vida, dio mucho, pero el que da mucho siempre recibe muchísimo más.

Estará allá en el cielo en un tercer tiempo prolongado, y ahora estará disfrutando su vida que fue riquísima, dura, problemática, pero el enfrentó todo eso.

En Virreyes fue “El Padre de Todos”, sobretodo el padre de los chicos, se ocupaba de que estudien, los iba a buscar a sus casas.

Hace unos años que nos tocaba armar los equipos, el.se metía en la villa, tocaba sus puertas, los traía y los llevaba y los hacia jugar.

Lo que lo quieren los chicos es algo increíble, ellos lo trataban como “El Viejo”, le daban mucho cariño que era fruto de la devolución de ese gran cariño que él tenía por ellos.

Te cuento dos o tres cositas de Virreyes: Michingo fue de los primeros en sacar las piedras del lugar para ir armando la cancha, había chicos que no habían visto nunca esa pelota ovalada.

Al final de sus días, como 4 días antes de su fallecimiento los chicos y el Capitán de la Primera División de Virreyes, en la arenga que hacen antes de empezar cualquiera de sus partidos, en ese partido siempre dicen y gritan “1,2,3 Virreyes “, lo siguieron haciendo pero de otra manera “1,2,3 Michingo”. Y ese Michingo que gritan no solo lo hace la Primera si no que todas las divisiones.

 

“De lo que yo estoy seguro es que Michingo los escucha desde el cielo”

Como también apareció toda una pared del Club pintada, dónde nadie puede explicar quién fue,que dice” O’Reilly”.

Es un agradecimiento más a Michingo por todo lo que era él para ellos.

Por Alfredo Soarez Gaché
SIC/PUMAS

Michingo una persona dedicada a hacer feliz a los demás.

Maestro de muchas generaciones de divisiones inferiores de rugby hasta cracks de los Pumas y la primera del Casi siempre con su estilo un mando absolutamente horizontal de mucha participación de los jugadores dónde había un gran ambiente de alegría y un optimismo increíble, era el rey de la empatía y trataba igual a la persona más necesitada como al más poderoso y a todos sus dirigidos los conocía a cada uno hasta lo más profundo de su ser .

Su obra más importante y milagrosa fue la fundación de Virreyes rugby con un grupo de amigos pelearon contra todas las adversidades y hoy tienen 600 jugadores de nivel económico muy bajo pero todos estudian trabajan y tienen su lugar en el mundo

Para terminar estuve presente cuando Michingo se estaba llendo de este mundo entraron 4 chicos de Virreyes, las cosas tan lindas y cariñosas y de agradecimiento que manifestaron entre lágrimas no me las olvido más y pensé Michingo ya está, andate de gira pero desde algún lugar seguí ayudándonos.

Agradecimientos:

Gracias a cada uno de ustedes que que me han regalado su tiempo, contado sus anécdotas sobre esta gran Leyenda y por compartir el gran legado que nos ha dejado a cada uno de nosotros el gran Michingo.

A través de ustedes, pude sentir todo lo que El generó y sigue generando, en el rugby.
Un gran agradecimiento a la familia O’Reilly por permitirme está nota.


#Rugby #RugbySpain #Visibilidad #Desarrollo #Familia

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here