Jorge Gimenez
Coaching Uroba

¿Cómo son tus comienzos en el rugby?

A los 13 años en mi ciudad Chacabuco, en SORUC  social rugby club, donde tengo mis amigos.

Ahí arranco como todo equipo del interior en los 80, con aquel inmigrante que provenía de algún club de BsAs , atraído por una situacion laboral, generalmente relacionado con el campo.

En mi caso Jose Chuno Fernandez de Hindu y Mario Mandarina Cirigliano

 

¿En qué otras provincias estuviste jugando o participando de este deporte?

Estuve en Tierra del Fuego donde fui como Director de Deportes Pcial en el club Universitario de Rio Grande, previo paso por el Rio grande Rugby, buena gente, buenos recuerdos.

También fui el fundador del equipo de la Academia de Policía que perduró varios años de los 90 hasta fines del 2000.

He estudiado profesorado de Educacion fisica en el Inef San Fernando, Provincia de Buenos Aires.

¿Qué es el Rugby Social para vos?

Es una herramienta de integración, de expresión, de educación. “TODO ESO TE DA EL RUGBY”

¿En qué proyecto estás trabajando en la actualidad?

Trabajo en varios proyectos actualmente tengo la responsabilidad con un gran equipo de trabajo de la UROBA (Unión de Rugby del Oeste), de todo el desarrollo de una gran región de 6 zonas y más de 40 ciudades.

Proyecto Gladiators, Rugby en la cárcel Up 13 de la ciudad de Junín en todos los pabellones, constituyendo equipo de la unidad.

Recibimos gran apoyo de la Fundación Espartanos, del concejo de la UROBA y de la Jefatura de la Unidad.

Jorge Gimenez es coaching de la UROBA (Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires) y desde hace tres décadas está vinculado a la enseñanza del rugby. Justamente, él fue uno de los últimos en involucrarse en un proyecto que apunta a la reinserción de personas privadas de su libertad a través del deporte. Desde hace meses, la Unidad Penitenciaria N° 13 de Junín le abrió sus puertas a una disciplina que cada vez gana más terreno dentro de los penales del país. “Creéme. Durante lo que dura el entrenamiento, se olvidan que están presos”, cuenta.

“La idea surgió después de un programa nacional que se llama Probar Rugby, en el cual llevamos este deporte a colegios, lugares de catástrofes y demás. Gustó y decidimos avanzar. Hay un prejuicio sobre el rugby por desconocimiento. El deporte en sí transmite valores que colaboran de gran manera en la construcción de las personas”,

El puntapié inicial de este proyecto data de casi una década atrás, cuando Eduardo Oderigo, un abogado penalista y ex jugador, se animó a constituir un equipo con presos del penal 48 de San Martín. Hoy, lo que comenzó con una tímida primera visita, se convirtió en un modelo a seguir: por los Espartanos ya pasaron cerca de 400 jugadores.

“De Espartanos habrán salido unos 450, y sólo volvieron 6. Eso quiere decir que hay casi 300 delitos menos: homicidios, robos. Hay 300 familias que no fueron agredidas”.

Escuela de Rugby Municipal Eliseo Chapa Branca, dónde participan chicos de 4 a 12 años,que luego en su etapa de Juveniles se integrarán al club local.

Participamos hace 4 años en el UROBA junto a Clubes como Chivilcoy, Lincoln, Junin, Pergamino, Colón y Salto.

#Rugby #RugbySpain #Visibilidad #Desarrollo #Familia

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

AGRADECIMIENTOS A NUESTROS PATROCINADORES

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here