Protocolo POLICE: luchando contra las lesiones agudas

Abordamos la última evidencia científica sobre el manejo de lesiones agudas.

0
Fotografía de Ainhoa Muriel

Hace ya varias décadas expertos en el área de la medicina deportiva crearon protocolos diseñados para el abordaje inmediato de las lesiones agudas y haciendo mucho énfasis en lesiones agudas como los esguinces de tobillos que son comunes y recidivantes en diferentes disciplinas deportivas, con el paso de los años cada protocolo fue siendo sustituido por otro y hoy gracias a las grandes evidencias científicas, estudios, publicaciones y revisiones sistemáticas… algunos  protocolos ya están obsoletos o no son la forma más idónea de abordar una lesión aguda, estos son el protocolo RICE, PRICE y POLICE.

Todos nos hemos lesionado cuando practicamos deporte y en el rugby, por desgracia, seguro que también.

En la actualidad, todos conocemos el famoso RICE, el que se instauró como el protocolo “oficial” a seguir en lesiones agudas hace años. Las siglas de RICE, en inglés, aluden a las cuatro cosas que debemos tener en cuenta al producirse una lesión aguda: Rest (reposo), Ice (hielo), Compression(compresión) y Elevation (elevación).

Años después, el protocolo RICE se vio desbancado por el nuevo protocolo PRICE, que a las cuatro siglas anteriores añade la P del inicio que alude a Protection(protección).

Sin embargo, desde 2012 el protocolo que se recomienda seguir en caso de lesión aguda es el POLICE: Protection (protección), Optimal Load (carga óptima), Ice(hielo), Compression (compresión) y Elevation (elevación). Como veis, el reposo ha desaparecido para dejar paso a la carga óptima frente a una lesión. Os explicamos en qué consiste el protocolo POLICE en caso de que tengáis que hacer uso de él.

Protection (protección)

Proteger la articulación inmediatamente después de haber sufrido una lesión es importante, por eso se incluyó en el cambio del protocolo RICE al PRICE y se ha mantenido en el tiempo cuando se ha cambiado al método POLICE. La protección del miembro en el que se ha sufrido la lesión con vendajes funcionales o tobilleras en el caso del esguince de tobillo, que permiten limitar los movimientos, puede ser beneficioso en el tratamiento inmediato de la lesión aguda.

Optimal Load (carga óptima)

Aquí es donde se encuentra el meollo de la cuestión del método POLICE, en el que se deshecha el reposo y se incluye un trabajo con cargas óptimas para recuperar la lesión adecuadamente. La fase de carga óptima del protocolo POLICE hace referencia a que se debe evitar el reposo absoluto, ya que no beneficia a la curación de la lesión en la mayoría de los casos. En lugar de esto, se debe optar por un reposo relativo y por una rehabilitación funcional durante el período de curación de la lesión.

El método POLICE descarta el reposo e introduce la rehabilitación funcional con una carga óptima

Los fisioterapeutas son los profesionales adecuados a la hora de determinar cuál va a ser esa carga óptima en la rehabilitación funcional que nos va a ayudar a recuperarnos de la lesión. Obviamente, esta carga óptima puede variar según la lesión que suframos, será diferente en cada persona y puede ir variando con el paso del tiempo. En ocasiones la carga óptima puede ser “ninguna” durante un período de tiempo, otras veces puede ser nuestro propio peso corporal, etc.

Es muy importante que ante una lesión acudamos al personal médico lo antes posible para que evalúen la gravedad de la misma, nos apliquen el tratamiento adecuado y podamos iniciar la rehabilitación cuanto antes.

Ice (hielo)

La aplicación de frío de forma local al sufrir una lesión es uno de los básicos que debemos conocer. El hielo aplicado de forma discontinua y protegiendo la zona de la aplicación de manera adecuada (podemos envolver la bolsa de hielo en una trapo o una toalla para evitar quemaduras en la piel) nos proporciona un efecto calmante aliviando el dolor, además de reducir la inflamación de la zona y los posibles espasmos en caso de haberlos.

La aplicación de frío está recomendada durante las primeras 72 horas después de sufrir una lesión aguda, y está contraindicada en caso de que tengamos una herida abierta o una hemorragia.

Compression (compresión) y elevation (elevación)

Tanto la compresión a través del vendaje funcional (en ocasiones se usa el kinesiotaping) como la elevación del miembro donde hemos sufrido el daño tienen la función de mejorar el retorno venoso y de reducir el edema que puede producirse después de una lesión aguda, evitando de esta forma el dolor causado por este y reduciendo la inflamación.

Insistimos en que es importante conocer estos protocolos de actuación en los primeros momentos que siguen a una lesión, pero lo más importante es que inmediatamente después nos dirijamos a un profesional médico que pueda examinarnos, analizar la lesión que hemos sufrido y pautar la recuperación adecuada.

Bibliografía:

  1. Paoloni JA , Milne C , Orchard J , et al . Nonsteroidal anti-infl ammatory drugs in sports
    medicine: guidelines for practical but sensible use. Br J Sports Med 2009 ; 43 : 863 – 5 .
  2. Prins JC , Stubbe JH , van Meeteren NL , et al . Feasibility and preliminary effectiveness of ice therapy in patients with an acute tear in the gastrocnemius muscle: a pilot randomized controlled trial. Clin Rehabil 2011 ; 25 : 433 – 41 .
  3. Bleakley CM , Glasgow PD , Philips P , et al ; for the Association of Chartered Physiotherapists in Sports and Exercise Medicine (ACPSM). Guidelines on the Management of Acute Soft Tissue Injury Using Protection Rest Ice Compression and Elevation. London: ACPSM, 2011:15–21.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here