Este sábado 21 de abril, se disputó final de la División de Honor Catalana, en el estadio de La Foixarda, engalanado para la ocasión, pues no era para menos, la final de la máxima categoría de Catalunya se lo merecía. Rápidamente las gradas se empezaron a llenar, vistas desde el campo, a la izquierda, el verde del Sitges, a la derecha las franjas rojas y negras del Químic, y los gritos de ánimos, procedentes de ambos lados.

Fotografia de Jaume Andreu

Como se dijo en la previa, sería una final muy ajustada, con ambos equipos jugando un estilo muy similar, y el que aguantase físicamente el ritmo durante los 80 minutos que durase el partido, se elevaría como campeón de Catalunya.

Saltaron los 30 protagonistas al campo, y después de pocas fases de juego, el Químic salió con un claro guión, tener el oval, defender dura en la línea de ¾, apretar y acorralar el Sitges, y evitar como fuere, que el Sitges dominase ni la ocupación territorial, ni la posesión del oval.

Los primeros 5 minutos transcurrieron con muchos nervios por parte de ambos conjuntos, sucediéndose los errores de manos, y jugándose algo desordenado. Pasados los primeros compases, la mala suerte se apoderó del Químic, y es que se tuvo que retirar su director de orquestra, su 10, aquél jugador que juega y sabe hacer jugar al equipo, Cachafeiro se lesionó.

Fotografia de Jaume Andreu

Sabía Sitges desde el inicio que, defendiendo bien al 10, Químic tendría menos opciones de movilidad del oval, menos profundidad para ganar la espalda rival con sus patadas al espacio, así que la lesión, parecía dar aire a los del Garraf, y descolocar a los barceloneses, pero no fue así. Químic tomó la iniciativa, y en el minuto 11 dominaba el marcador con un corto 0 a 3, que se vería ampliado en el minuto 28, con un ensayo a manos de Peter, situando el marcador en 0 a 8.

A 10 minutos del final, y por obra de Povedano, el Sitges empató el partido a 8. Primero con un golpe de castigo, y posteriormente con una entrada por el flanco izquierdo de la defensa de Químic, cuyos jugadores protestaron al árbitro alguna infracción, y el 9 del Sitges pudo ensayar a placer. Y así se llegó al descanso, con empate a 8, y con dos lesionados por parte de Químic, manteniendo Sitges su XV titular íntegro.

Fotografia de Jaume Andreu

En la reanudación del partido, vimos una cara totalmente diferentes, si en la primera el dominio había sido claro para el Químic, en la segunda lo fue por parte del Sitges, que salió dispuesto a mantener la posesión, dar mucha velocidad al juego a la mano, e intentar descoser por algún flanco una férrea defensa que Químic, que mantuvo a raya a los del Garraf, hasta que en el minuto 63, un golpe de castigo, transformado por Povedano, deshizo el empate, y les adelantó en el marcador. 11 a 8.

Y, por si las cosas no podían ponerse peor para Químic, y justo después de entrar en el campo, Riera tuvo que ir al Sin Bin, por una reiteración de faltas de equipo, y que hizo considerarlo al colegiado merecedor de tal castigo. Corría el minuto 74 ya, a falta de 6 para la finalización, Químic con XIV y Sitges desbocado en ataque lo que les condujo, junto a la superioridad numérica, a conseguir un segundo ensayo, que les alejaba en el marcador 16 a 8.

Fotografia de Jaume Andreu

En los últimos compases del partido, Químic se volcó al ataque, necesitaba un ensayo transformado, y volver a sumar, así que atacó más con corazón que con razón para intentar remontar a falta de 5 minutos, lo que avivó el juego, y mantuvo el suspense de quien se alzaría con la victoria final, hasta que llegado el minuto 80, el colegiado hizo sonar el silbato, y dio por terminado el encuentro.

Así que, el Rugby Club Sitges se coronó como campeón de la División de Honor Catalana, siendo justo vencedor, al no haber perdido ni un solo partido ni en la fase regular, ni evidentemente en los play-off, cerrando así una temporada perfecta. Por su parte, Químic Equip de Rugby tuvo que conformarse con una muy trabajada segunda posición, reflejo también, de la posición en la que acabó la fase regular, y con la sensación de haber buscado la victoria hasta el pitido final.

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here