Cardiff Blues jugará frente a Gloucester Rugby la final de la Challenge Cup que se disputará el 11 de mayo en Bilbao después de ganar 16-10 la segunda semifinal de la competición ante Pau. La solidez defensiva y la efectividad en ataque del equipo galés decantaron a favor de los locales un partido muy igualado.

Tan sólo cinco minutos tardó Cardiff en lograr su primer ensayo y demostrar que estaba dispuesto a conseguir el segundo billete para Bilbao. Anscome culminaba el buen inicio de los galeses y Jarrod Evans se encargaba de lograr la transformación que ponía el 7-0 en el marcador. Quince minutos más tarde Pau empataba la contienda gracias a la buena presión defensiva que acababa con el ensayo de Conrad Smith y la transformación de Tom Taylor.

Antes de que concluyera la primera parte el marcador se movería tres veces más, pero todas al pie: en el 24  Evans volvía a poner por delante a los Blues y diez minutos más tarde Taylor empataba de nuevo el partido pero en la última acción antes del descanso de nuevo Jarrod ponía a los locales por delante.

Los segundos cuarenta minutos estuvieron marcador por la igualdad y por el acierto defensivo de los dos equipos que se preocuparon más de no permitir que el equipo rival se marchase en el marcador que de atacar. Cuando el partido encaraba su recta final, en el 73, Evans marcaba de nuevo un golpe de castigo que certificaba el pase de su equipo a la Final de Bilbao.

De esta manera el campeón de la Challenge Cup en 2010, Cardiff Blues, se enfrentará al finalista de la pasada edición, Gloucester Rugby, y campeón en 2006 y 2015.

*Agradecimientos a: Miguel Danés y Borja Bilbao

VISIBILIDAD Y DESARROLLO, NUESTRA PREMISA

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here