En 1988 Oliver Stone dirigió “Wall Street” con Michael Douglas y un jovencísimo Charlie Sheen.

La sinópsis de la película os contará que Bud Fox (Charlie Sheen) es un joven broker que busca abrirse camino en Wall Street mientras intenta conocer a Gordon Gekko (Michael Douglas) un famoso inversor.

Al trabajar con él, Bud descubre que su admirado Gordon Gekko es un hombre sin escrúpulos, al que únicamente le importa el dinero y que sería capaz de hacer todo lo posible para conseguir sus objetivos.

Finalmente, Fox se verá obligado a elegir entre hacer lo correcto y cargar con las consecuencias o seguir beneficiándose a costa de los demás.

Hasta ahí, la sinopsis.

El trasfondo es una mirada critica a la entrañas de la corrupción y la inversión especulativa y a la cultura del éxito a cualquier precio dominante en el mundo financiero en la década de los 80.

Con grandes diálogos y frases como “la codicia, a falta de una palabra mejor, es algo bueno” (G.Gekko), revela un mundo tan fascinante como repulsivo.

La lujo y la riqueza conseguidas a través de la corrupción y el trafico de influencias.

Bien. Pero eso esta muy lejos, geográfica y metafóricamente del rugby europeo.

O no tanto.

Ese tipo de corrupción es fácil de reproducir en otros contextos y circunstancias.

Solo hace falta la existencia de personas con influencia y una cultura laxa del cumplimiento de las normas.

Gordon Gekko era el malo, pero también es cierto que era un malo admirado, un malo idolatrado por una sociedad que envidiaba su éxito sin concederle demasiada importancia a haberlo hecho torciendo las normas. Porque las normas están hechas para romperlas…o al menos para cumplirlas cuando creemos que debemos hacerlo, lo cual viene a ser lo mismo

Y ahora, al turrón!!!.

El Bélgica vs España de rugby no es un problema ( al menos, no solo), es una oportunidad.

Al igual que Gekko había delinquido cientos de veces antes y lo hubiese seguido haciendo cientos depués si Bud Foxx no hubiese sentido escrúpulos y lo hubiese delatado , Rugby Europe seguiría haciendo y deshaciendo a su antojo sin este escándalo.

Seguro que esta no es la primera vez.

SImplemente esta vez se han pasado de frenada, bien por error de calculo, bien por falta de verguenza, hasta el punto de montar un escándalo mundial.

A la designación arbitral, el compadreo e intereses creados y en otro plano distinto, la reacción final de los jugadores, se han venido a sumar una lista de reclamaciones sobre alineaciones debidas/indebidas que amenaza con emponzoñar el VI Naciones B, la clasificación al mundial y el rugby en general (al menos la percepción que los aficionados y publico en general reciben de él).

World Rugby tiene una magnifica ocasión, no ya de hacer “tabula rasa” sino de dar un ejemplo real de limpieza y transparencia.

No pasa nada por no ser perfectos, no es tan grave que haya errores.

Mejor ilncuso que no tener nunca un error, es detectarlo, sacarlo a la luz y corregirlo..

No somos perfectos por ser rugby, pero queremos ser limpios, queremos ser honestos. y todo este asunto, ha sido de todo menos limpio y honesto.

Rugby Europe y la clasificación para el Mundial de Japón están bajo sospecha.

A Herradura Azul (Rugby Europe) le encanta Aceros Anacot.

World Rugby devolvednos la fe en nuestro deporte.

Devolvednos el rugby.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here