EPISODIO 11: “Y Johnny cogió su fusil”.

Wilkinson confesaría posteriormente que en aquella temporada anterior a la Copa del Mundo pasó una etapa con muchas dudas en su golpeo y que el seleccionador Clive Woodward le recomendó imaginarse “que había una rubia mirándole en la grada justo en el punto por donde quería pasar el balón”.

0

 

En 1939 Dalton Trumbo escribió una novela antibelicista cuya adaptación al cine dirigiría en 1971. La crítica decía de ella “que era el ejemplo de que hay cosas peores que la muerte”.

Johnny Wilkinson se convertiría 32 años después en el mejor ejemplo de que hay cosas mejores que la vida.

La inmortalidad.

Vivir eternamente en la memoria de los hombres.

22 de noviembre de 2003. Telstra Stadium de Sídney.

Último minuto de la segunda prórroga de la final de la copa del mundo.

Australia vs Inglaterra.

Empate a 17 en el marcador. Tras varios “Pick&Go”, Phil Dawson saca el balón limpio en la zona de 22 australiana, este llega a los manos de Wilkinson, posteriormente a su pie derecho y acto seguido, drop mediante, atraviesa los palos de la zona de marca aussie.

Aclaremos que Johnny es zurdo.

17-20. Final. Y un nuevo nombre escrito en la historia del rugby.

Jonathan Peter Wilkinson, nacido el 25 de mayo de 1979 en Surrey (Reino Unido), 1,78 de altura y 84 kilos paso a ser Sir Johnny Wilkinson, Caballero del Imperio Británico y el hombre que le dio a la nación que invento el rugby su primer y único mundial.

Hablabamos de que la haka le daba a Nueva Zelanda 10 puntos de ventaja cada partido

Hubo una época en que Inglaterra empezaba sus partidos igual. Jugara contra quien jugara y lo hiciera como lo hiciera, tu sabias al sentarte a ver el partido que Inglaterra tenía entre 10 y 15 puntos seguros, los que le daba el pie izquierdo de “Wilko”.

Wilkinson ganó el premio a Mejor Jugador del Mundo del año 2003.

Formo parte de los Lions en sus giras de 2001 y 2005 marcando 67 puntos en 6 partidos. Se retiró de la selección tras el mundial de Nueva Zelanda de 2011 y definitivamente en 2014 tras ganar la Copa de Europa con Toulon.

Es uno de los mejores aperturas de la historia, aparte de ganar con su selección el único mundial conseguido por el Hemisferio Norte, fue ganador del VI Naciones en 4 ocasiones (2000, 2001, 2003 y 2011). Es el segundo jugador con más puntos marcados para Inglaterra (1179) y el segundo jugador con mas caps (91). También es el máximo anotador de la Copa del Mundo.

Castigado por las lesiones su carrera internacional se vio interrumpida entre 2003 y 2007.

A nivel de clubs, jugo 12 temporadas con los Newcastle Falcons donde comenzó jugando de primer centro y 5 temporadas con Toulon (2009-2014).

Volvamos al 2003.

Australia era la vigente campeona y jugaba en casa.

Wilko se cargó él solito a Francia en semifinales con 24 puntos, pero en la final aparecían como perfecta víctima propiciatoria de los locales.

Wilkinson conseguiría 15 de los 20 puntos ingleses de la final, incluidos los del drop de la victoria.

Johnny tenía un talento natural, es indudable.


También tenía una ética del trabajo y una obsesión por alcanzar la perfección que fue lo que le llevo a ocupar el puesto que la historia le reservaba.

Wilkinson confesaría posteriormente que en aquella temporada anterior a la Copa del Mundo paso una etapa con muchas dudas en su golpeo y que el seleccionador Clive Woodward le recomendó imaginarse “que había una rubia mirándole en la grada justo en el punto por donde quería pasar el balón”.

(Inspiracion).

Quizás fue esa la clave. Quizás fue su talento descomunal.

O quizás fue esa búsqueda infatigable de la perfección, esa que le llevo a practicar el pateo mientras su seleccionador daba la charla en el impasse entre la finalización del tiempo reglamentario y el inicio de la prórroga.

(Trabajo).

Nosotros lo llamamos poner una vela a Dios y otra al Diablo.

Wilko en su genialidad, le puso una vela a una rubia y otra a una morena y se convirtió en leyenda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here