¿Qué es el dolor muscular tardío? Qué relación tiene con el ejercicio excéntrico y qué medios tenemos para prevenirlo.

En el deporte, entrenar mucho y bien es necesario para obtener buenos resultados, por ello durante mucho tiempo se ha estudiado el concepto de fatiga, sobreentranmiento y el tema que vamos a tratar aquí, el dolor muscular tardío o comúnmente conocido como agujetas (DOMS, delayed onset muscle soroness).

1

El DOMS terminología con la que nos referiremos a partir de ahora, es el dolor que aparece en regiones musculares sometidas a esfuerzo horas después de su finalización, alcanzando su máxima intensidad, generalmente, entre las 24-72 horas.

Durante varias investigaciones López Calbet y cols (2003) demostraron a través de un modelo experimental que se generaba DOMS durante ejercicios excéntricos.

Normalmente los ejercicios excéntricos intensos se acompañan de una ligera tumefacción, disminución del rango de movimiento articular, rigidez y pérdida de fuerza (Armstrong, 1990; Cheung y cols.,2003). Una de las características principales del DOMS es la hipersensibilidad, la cual se manifiesta debido a una reducción del umbral del dolor a los normalmente inocuos (como ligeras presiones) desencadenan sensación de dolorosa. A este fenómeno se le denomina alodinia mecánica (Merskey,1983), sin embargo, la principal diferencia entre un dolor de origen inflamatorio y el DOMS es que éste no produce dolor en reposo, ni causa interrupción del sueño.

Algo estupendo en el estudio de esta patología deportiva es el conocimiento de su mecanismo de acción, pero éste aún se desconoce, pero a lo largo de la historia de la fisiología deportiva se han planteado cuatro teorías:

Teoría metabólica: cuanto mayor es la carga, mayores son las contracciones musculares y mayores son las posibilidades de que se produzca DOMS. Puesto que esa carga general altos niveles de Lactato, se sostuvo por un tiempo que el origen del dolor producido venía relacionado por la cristalización del lactato producido durante el ejercicio. Esta teoría se descartó ya que no existe evidencia científica que avale la posibilidad de que se produzca la cristalización del lactato en el músculo, además se sabe que una vez generado éste se elimina algo más del 80% por la sangre  conforme pasa el tiempo menor cantidad de lactato en sangre nos encontraremos.

Teoría mecánica: existen diversos estudios en los que se comprueba que la aparición de DOMS está relacionado con el ejercicio excéntrico. Las contracciones musculares excéntricas generan tensiones muy elevadas en el músculo, cuya repetición en una persona en una persona no entrenada causa la ruptura de estructuras musculares. Las alteraciones musculares provocadas por el ejercicio excéntrico son consideradas por algunos expertos como un proceso fisiológico de remodelación que permitirá al músculo adaptarse a ese tipo de contracción. (Yu y cols.,2003;2004)

Teoría inflamatoria: además de los cambios que se producen según expone la teoría mecánica, éstos se acompañan de infiltrado inflamatorio, que se desarrolla entre uno a tres días después del ejercicio excéntrico. Las sustancias liberadas por las fibras musculares lesionadas, junto con la liberación de radicales libres y otros productos inflamatorios, podrían actuar sobre nociceptores musculares y otras terminaciones nerviosas y ocasionar dolor. (Cheung y cols.,2003;Close y cols.,2004).

Teoría neurogénica: esta teoría dice que cuando una persona sufre DOMS se produce una alteración en la interpretación de las sensaciones en el sistema nervioso central, de tal manera que los estímulos mecánicos, no dolorosos, conducidos por las fibras mielínicas de gran diámetro son interpretados como dolorosos. (Barlas y cols.,2000)

Por lo que a modo de resumen sobre el mecanismo que podría originar el DOMS podemos decir que la contracción repetida en modo inusual, especialmente si incorpora un movimiento excéntrico da lugar a dolor muscular tardío, cuyo sustrato anatómico es una lesión ultraestructural que afecta a las fibras musculares y al tejido conjuntivo.

¿Qué repercusión funcional tiene?

Los estudios dicen que se asocia a tumefacción, rigidez y pérdida del rango de movimiento. También encontramos pérdida de fuerza debida a que existe una mayor afectación de las fibras de contracción rápida (Lieber y Friden, 1988.) en consecuencia se ve afectada la potencia muscular instantánea al igual que la potencia media, disminuyendo el rendimiento general del jugador en todos aquellos ejercicios de resistencia aeróbica.

Prevención del DOMS

La mejor prevención se consigue con la adecuación de las cargas de entrenamiento y conociendo la capacidad de nuestros jugadores para que podamos individualizar al máximo ciertos entrenamientos. Es importante tener en cuenta que los cambios bruscos de volumen, intensidad o tipo de ejercicio puede suponer un gran impacto sobre el jugador por lo que es de vital importancia dosificarlos y programarlos con antelación.

Es interesante saber que la realización de ejercicio concéntrico inmediatamente antes del ejercicio excéntrico mitiga tanto la magnitud de la lesión como la pérdida de fuerza (Sanchis Moysi y cols.,2005).

Se ha observado en diversos estudios que la administración de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) resulta eficaz para el control del dolor y reducir la pérdida de fuerza. Pero su administración antes de un ejercicio o una competición demuestran no tener efecto alguno sobre la aparición del DOMS, al igual que el uso de laserterapia, ultrasonidos, diferentes tipos de masaje o crioterapia inmediatamente después del ejercicio tampoco arroja unos resultados claros, lo que no quiere decir que en algunos jugadores pueda resultar beneficioso.

En cambio, la realización de una sola sesión de ejercicio excéntrico tiene un efecto protector sobre el daño muscular y el dolor muscular inducido por una segunda sesión de ejercicio excéntrico. Este efecto protector dura entre 6-10 semanas.

Se desconoce el mecanismo por el que es eficaz, aunque la comunidad científica sugiere que la existencia unas proteínas, denominadas “heat shock” (HSP) proteínas de choque térmico podrían estar involucradas.

Por último y como recomendación, el uso de ejercicio dinámico concéntrico ya sea previamente al ejercicio excéntrico, podría mitigar sus efectos. Al igual que tras el ejercicio de alta intensidad se realice una fase de descarga o vuelta a la calma junto con estiramientos. También un buen calentamiento influye en la preparación del jugador a la hora de afrontar una carga física.

Bibliografía

  1. Modificada de Clarkson PM, Nosoka K, Braun B. Muscle function after exercise-induced muscle damage an rapid adaptation. Med Sci Sports Exerc, 1992.
  2. Clarkson, Priscilla. Dolor Muscular: Qué se Puede Hacer con Respecto a Él? Revista de Actualización en Ciencias del Deporte Vol. 2 Nº 8. 1994.
  3. Clarkson, Priscilla. Demasiado y muy Rápido: Las Consecuencias del Ejercicio Excesivo. Revista de Actualización en Ciencias del Deporte Vol. 6 Nº 16. 1998.
  4. Kristen Scott E., Ralph Rozenek, Hill A. Crussemeyer, and Michael G. Lacourse.Effects of Delayed Onset Muscle Soreness on Selected Physiological Responses to Submaximal Running. J. Strength Cond. Res.; Vol. 17, No. 4, pp. 652-658, 2003.
  5. Newham D. J., McPhail G., Mills Kr., Edward R. H (1983).Ultrastructural changes after concentric and eccentric contractions of human muscle. Journal of NeurologicalScience, 61:109-122
  6. Vickers Andrew J. Time course of muscle soreness following different types of exercise.BMC Musculoskeletal Disorders, 2, 200

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here